¿Te sabes lo del aleteo de la mariposa y el tsunami? Bueno, cuando la mariposa tiene el tamaño de Google, hasta el más pequeño de los fallos puede desatar el caos en Internet. Ocurrió el viernes en Japón: por un error de configuración que duró apenas ocho minutos, la mitad de la red tuvo problemas durante horas.

El sistema de reservas de East Japan Railway, la empresa ferroviaria más grande del mundo, no funcionaba. Hasta cinco entidades financieras —Resona Bank, Saitama Resona Bank, Kinki Osaka Bank, Jibun Bank y Rakuten Securities— dejaron de tener acceso a las cuentas de sus clientes. Los usuarios de Nintendo Switch, Wii U y Nintendo 3DS empezaron a tener problemas de conectividad. Y la frase “conexión interrumpida” se convirtió en tendencia en Twitter.

Advertisement

Google no admitió la culpa hasta el sábado: había cometido un error en la configuración de su sistema autónomo BGP (Border Gateway Protocol). Un error que subsanaron en apenas ocho minutos, pero que tuvo como resultado una caída de la red y varias horas de conexión lenta para lo usuarios de NTT Communications y KDDI Corp, dos grandes proveedores de Internet.

Según los expertos de BGPMon, el origen del error fue un prefijo mal anunciado a la red de Verizon:

Google se convirtió accidentalmente en un proveedor de tránsito para Jastel al anunciar prefijos de pares a Verizon. Puesto que Verizon seleccionaría esa ruta a Jastel, enviaría tráfico de esa red hacia Google. Esto no solo ocurrió con Jastel, sino también con otras miles de redes.

Google no es un proveedor de tránsito y el tráfico de redes de terceros nunca debe pasar por la red de Google.

“Es fácil cometer errores de configuración que pueden llevar a incidentes como este”, concluyen los expertos. El verdadero problema es cuando eres una de las redes de entrega de contenidos (CDN) más grandes de Internet, como es el caso de Google. La compañía ha pedido disculpas por las molestias mientras el Ministerio de Comunicaciones de Japón investiga lo sucedido.

Advertisement

En cualquier caso, no fue un mal día para todo el mundo. Las empresas de ciberseguridad de Japón, como SecuAvail Inc., se dispararon hasta un 10% en la bolsa en mitad de la confusión. [BGPMon vía The Next Web]