Maqueta de una bomba nuclear Mark IV como la que cargaba el B-36B

Sean Smyrichinsky es buceador profesional. Recientemente estaba recogiendo pepinos de mar frente a las costas de Canadá cuando encontró un extraño objeto circular en el fondo marino. Por su descripción, el ejército cree que lo que ha encontrado es una bomba nuclear perdida en 1950.

La historia del artefacto se remonta a 1950. En febrero de ese año, un bombardero estadounidense B-36B hacía la ruta entre Alaska y la base Carswel, en Texas. Su misión era simular un ataque nuclear sobre Rusia. Para que las maniobras fueran más realistas, el avión iba cargado con una bomba nuclear no activa. En lugar de plutonio o uranio enriquecido, el artefacto, de tipo Mark IV, solo llevaba plomo, uranio natural y TNT. En otras palabras, no podía dejar residuos radioactivos aunque sí provocar una considerable detonación convencional.

A la altura de Prince Rupert, en la costa de la Columbia Británica, el hielo acumulado en las alas del B-36 hizo que tres de los seis motores se incendiaran. La tripulación recibió órdenes de detonar el artefacto sobre el mar para que no cayera en manos de los rusos (eran los tiempos de la guerra fría) y evacuar el avión. La bomba cayó cerca de la isla Queen Charolette y los ocupantes del avión lo abandonaron mediante paracaídas. Cinco de ellos fallecieron debido a las bajas temperaturas.

El avión describió un amplio círculo en piloto automático y acabó estrellándose en tierra firme, sobre el monte Kologet. Los restos del artefacto, sin embargo, nunca se encontraron.

Advertisement

Advertisement

Lo que Smyrichinsky ha descrito, sin embargo, encaja perfectamente con la descripción de la cubierta que contenía las esferas de plomo y explosivos. Se trata de una zona muy poco frecuentada por buceadores, pero su posición encaja perfectamente con la trayectoria del B-36. El equipo del buceador ha dado parte a la Marina canadiense, que está examinando la zona en busca de la bomba. Si la encuentran, habrán cerrado uno de los capítulos más antiguos y vergonzosos de la carrera nuclear estadounidense. [vía Vancouver Sun, BBC]