Gasolina para conspiranoicos. Un representante de la Comisión de Investigaciones Rusa, Vladimir Markin, ha firmado una columna en un periódico ruso. El argumento es indagar “un poco más” en lo que él considera que son asuntos turbios de Estados Unidos, como el Mundial de 1994 o, bingo, el aterrizaje en la Luna.

Para ser justos con él, Vladimir tiene, al menos parte, de razón. Cogiendo el reciente escándalo de la FIFA por bandera y los crímenes de guerra cometidos en Ucrania del Este (eso es directamente irónico), enlaza la problemática con la desaparición de varias cintas de vídeo de las misiones Apollo y la desaparición de 400 kilogramos de rocas lunares.

No afirmamos que no llegasen (a la luna) y luego simplemente grabasen una buena película con todo ello. Pero todas esas pruebas científicas, me atrevería a decir que culturales, son parte del legado de la humanidad, y su desaparición sin dejar rastro es una pérdida para todos. Necesitamos investigar qué ha ocurrido.

Markin se cubre las espaldas “No afirmamos que no llegasen (a la luna), y luego simplemente lo grabasen en vídeo” pero el tono es el de “Un momento, un momento, y si...”

Advertisement

¿Qué ha ocurrido con las cintas? La NASA ya admitió en 2009 que las había borrado “por accidente” en una operación para ajustar presupuestos. En lo que se refiere a las rocas lunares, y exceptuando aquellas que un becario robó para tener sexo galáctico sobre ellas, la mayoría siguen sanas y salvas en el Johnson Space Center de Texas.

Negar que el hombre llegó a la Luna está normalmente reservados a conspiranoicos y tipos que andan por la vida con un gorrito de aluminio en la cabeza. Intereses políticos aparte, que los hay, parece que Markin quiere hacer sus pinitos para entrar en dicho club. [vía Moscow Times]

Imagen: AP

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)