Foto: AP Images

Tepco, la empresa propietaria de la central nuclear de Fukushima, lleva años tratando de explorar el interior de la malograda planta. Todos los robots enviados hasta ahora habían fracasado víctimas de la radiación. Hoy, por fin, un pequeño robot ha logrado llegar hasta el reactor número 3 y fotografiarlo.

El robot, una pequeña unidad fabricada por Toshiba y diseñada como un pequeño submarino, ha logrado entrar en la zonas inundada y fotografiar una sustancia gris y naranja bajo el reactor. Los investigadores de Tepco han confirmado que se trata de combustible nuclear del reactor fundido con otros materiales estructurales durante el accidente. El oficial de la compañía Takahiro Kimoto ha explicado lo siguiente:

Advertisement

Nunca antes habíamos logrado tomar fotos tan nítidas de lo que parece a todas luces combustible nuclear fundido. Creemos que el combustible se ha fundido con el metal bajo el reactor y todo indica que eso es precisamente lo que hemos logrado filmar esta semana.

Las imágenes obtenidas por el robot y su localización dentro del reactor. Foto: Tepco

Desde que el terremoto de Tōhoku y el tsunami posterior provocaran la fusión del núcleo en 2011, la planta permanece cerrada y su interior es extremadamente peligroso. Los niveles de radiación en las inmediaciones del reactor son de 650 sieverts por hora. El límite que es capaz de soportar el cuerpo humano antes de sufrir un daño irreparable es de entre 5 y 6 Sieverts.

Advertisement

El nivel de radiación en la zona más próxima a los reactores es tan demencial que mataría inmediatamente a una persona y lleva años fundiendo la electrónica interna de todos los robots que se acercan.

Imagen de las inmediaciones del reactor 2 tomadas en febrero de este año. Foto: Tepco

Las imágenes que el pequeño robot ha logrado tomar esta semana eran un requisito crítico en el lento proceso de limpiar los reactores de la planta. Tepco calcula que las primeras tareas de limpieza para retirar el combustible nuclear de los reactores comenzarán en 2021. [vía Bloomberg]