Dura solo dos segundos, pero es el primer sonido de una nave fabricada por el hombre al aterrizar sobre un cometa. Aunque el sonido no se propaga por el espacio, no quiere decir que no exista, y los sensores SESAME de la sonda Philae han logrado registrar el sonido de la sonda al chocar contra la superficie del cometa 67P. Más allá de la mera anécdota, el sonido también es un dato importante para estudiar su composición.

Los sensores SESAME (Surface Electric Sounding and Acoustic Monitoring Experiment) están ubicados en las patas de Philae. El sonido, que acaba de ser hecho público por los científicos del Centro Aeroespacial de Alemania responsable del sensor, revela que Philae chocó con una capa de material blando que amortiguó parte del ruido. Bajo esta capa se encuentra otra más dura, posiblemente roca helada.

Advertisement

El astrónomo alemán Klaus Seidensticker explica que este dato concuerda con la rotura del taladro de Philae cuando trató de perforar la superficie del cometa. Mientras Philae duerme a la espera de una oportunidad para despertar cuando 67P se acerque más al sol, los investigadores siguen estudiando los datos que pudo enviar antes de pasar a modo reposo. Este es el sonido de Philae al aterrizar por primera vez. [vía Centro Aeroespacial de Alemania]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)