Fabricar juguetes sexuales es un arte en el que los procesos mecanizados van de la mano de no pocas tareas artesanales hechas a mano. Eso sí, los talleres en los que se ensamblan estos productos tienen muy poco de excitante. Más bien parecen el decorado de una aterradora película sobre asesinos en serie.

Los dos vídeos al final de este post están repletos de desnudos y gónadas de látex en todos los tamaños y colores. Si no te sientes cómodo con esa idea, mejor no le des click.

Advertisement

Advertisement

Super Deluxe ha documentado el trabajo cotidiano en una de las plantas donde se fabrican las muñecas (y muñecos) sexuales de Realdoll. A diferencia de la típica muñeca hinchable que algunos consideran pieza indispensable de una despedida de soltero, estas muñecas están confeccionadas en silicona maciza sobre un esqueleto articulado y cuestan una auténtica barbaridad (alrededor de 8.000 euros).

El proceso de fabricación comienza con el moldeado del cuerpo y termina con el añadido y pintura de detalles. Si te ha parecido interesante, el segundo vídeo se adentra en los misterios de la fabricación de penes de latex. Huelga decir que es tan surrealista como el anterior.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.