Los airbag salvan muchas vidas, pero también son causa de serias lesiones por la fuerza con la que se despliegan. Un equipo de la Universidad de Bayreuth, en Alemania, ha logrado fabricar un tejido casi igual a la seda de araña, solo que no lo tejen arácnidos, sino bacterias.

La seda de araña es más fuerte que el acero y tan resistente como el kevlar. El ser humano lleva años tratando de desarrollar un material sintético igual de bueno, pero no es tarea fácil. Hasta ahora, la mayor parte de intentos se habían centrado en dos moléculas que dotan al material de su resistencia. Sin embargo, había otras dos moléculas menores que son las que permitían a las primarias alinearse y ordenarse en cadenas más largas de proteínas.

Advertisement

Thomas Scheibel y su equipo de la Universidad de Bayreuth inyectaron genes de araña en bacterias E-Coli normales para que produjeran las cuatro moléculas en una mezcla de alcohol y agua. Las fibras resultantes se pueden extraer luego fácilmente mediante un proceso especial de centrifugado.

El material no es tan fuerte como la seda de araña, pero es mucho más elástico. El problema está en que las arañas estiran las hebras antes de dejarlas secar, lo que les da parte de sus propiedades. Mientras los investigadores encuentran una manera de hacerlo más resistente, el tejido se ha revelado como un sustituto muy prometedor del kevlar en la confección de airbags. El kevlar es muy poco elástico, y esa es la razón por la que el Airbag provoca lesiones en algunos casos. La nueva seda fabricada por bacterias podría suponer una nueva generación de Airbags más seguros para los pasajeros. [Advanced Materials vía New Scientist]

Foto: testing / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)