Un tornado que alcanzó vientos de 210 km/h pudo arrancar el techo de un edificio y hacer que un barco acabara en una arboleda. Pero la historia más increíble del temporal que azotó el este de Texas este fin de semana es la de una mujer de 75 años que salió volando en su bañera y no sufrió lesiones.

Según el Washington Post, Charlesetta Williams estaba viendo la televisión en su casa cuando vio que un tornado se acercaba a través de la ventana. Su hijo había leído que la gente se refugiaba en la bañera en estos casos, así que decidieron correr al baño y esconderse en la tina bajo una colcha.

La decisión resultó ser un acierto: la bañera salió volando y aterrizó suavemente en el bosque, a pocos metros de la casa. La mujer y su hijo seguían escondidos bajo la colcha y salieron ilesos. Aseguran que escucharon un estruendo y, cuando abrieron los ojos, aparecieron en el patio. “Te diría que no me volvería a montar”, bromeó la mujer.