Imagen: Snuggie

La batamanta es una manta y no una bata. Así lo ha dictaminado el tribunal de comercio internacional de Estados Unidos. Es una victoria para el fabricante de la manta con mangas, que ahora pagará menos impuestos.

El éxito comercial de la batamanta, más conocida por la marca Snuggie en Estados Unidos, tiene su origen en YouTube. El producto se anunciaba en la teletienda con un spot bastante ridículo. En 2009 aparecieron las primeras parodias y acumularon millones de reproducciones. Un vídeo del youtuber Loulogio popularizó el nombre “batamanta” en el mundo hispanohablante.

Tras aparecer en programas de televisión como Late Night, Oprah, Ellen y The Today Show, la batamanta se convirtió en un fenómeno cultural. Más tarde, Internet descubrió los palos de selfis y se olvidó del tema, pero todavía quedaba por decidir si era una prenda de vestir o ropa de cama.

Advertisement

En Estados Unidos, las batamantas son importadas por Allstar Marketing Group, que venía saltando de pleito en pleito para que el producto dejara de ser considerado una prenda. La justicia había fallado hasta ahora a favor de Aduanas: las batamantas eran ropa, al igual que las túnicas eclesiásticas, y debían estar sujetas a impuestos más altos que las simples mantas.

Ahora un juez del Tribunal de Comercial Internacional ha refutado el argumento del Departamento de Justicia, destacando que la batamanta se abre por la espalda y carece de cierres (a diferencia de las túnicas).

El juez ha señalado que el producto se comercializa como una manta y que el embalaje describe el producto como “¡La manta con mangas!”, además de representar a los consumidores “en situaciones en las que uno podría usar para manta, por ejemplo, estando sentado o recostado en un sofá”.

Sponsored

“La adición de mangas no convierte a la batamanta en ropa”, dictamina el tribunal. La decisión permitirá al importador de Snuggie pagar un 8,5% de impuestos en lugar del 14,9%. [Bloomberg BNA vía La Agenda Quartz]