Es posiblemente uno de los inventores más famosos del mundo. Creador de los secadores de mano Airblade y los ventiladores y calefactores sin aspas, James Dyson destaca sobre todo por haber llevado la tecnología de aspiración "ciclónica" a los hogares. Gracias a ella el aspirador no pierde succión y no necesita una bolsa para el polvo pero, ¿Cómo se le ocurrió? La historia demuestra lo complicado que es poner un invento en el mercado y la perseverancia que es necesaria para hacer realidad una idea.

En realidad Dyson no "inventó" este tipo de aspiración sino que la adaptó al electrodoméstico casero. En 1974 visitó un aserradero en Inglaterra que tenía un gran cono ciclónico para aspirar las partículas de serrín del aire. Esta técnica se usa en los aserradores para capturar el serrín en suspensión y reutilizarlo y es fácil ver el dispositivo, ya que es un cono metálico de gran tamaño junto al edificio principal.

Advertisement

Dyson pensó que un dispositivo similar podría miniaturizarse lo suficiente como para convertirse en el cuerpo de un aspirador doméstico. Gracias a este sistema no sería necesario usar una bolsa para el polvo ya que la propia fuerza centrífuga del "miniciclón"se encargaría de expulsar la suciedad hacia un contenedor reutilizable. Dyson creó más de 5.000 prototipos durante los siguientes años hasta dar con la clave. La primera aspiradora, de hehco, tenía poco que ver con el colorido diseño de las actuales: [Dyson]