El Galaxy Note 7 no solo ha muerto sino que las aerolíneas más grandes del mundo lo han prohibido a bordo de sus aviones por considerarlo un riesgo de seguridad. Esto es algo que se toman tan en serio que un vuelo en la ciudad de San Francisco se retrasó bajo la sospecha de que había un Note 7 a bordo.

Pero la realidad era otra. Un bromista quiso ver qué ocurría si llamaba al hotspot WiFi de su móvil “Galaxy Note 7_1097”. Aparentemente los miembros de la tripulación se percataron de la existencia de esta red WiFi y le avisaron al capitán de la aeronave, quien decidió llamar la atención de los pasajeros hasta que apareciera el dispositivo en cuestión. El avión estuvo a punto de ser regresado a tierra.

Advertisement

Advertisement

Lucas Wojciechowski era uno de los pasajeros del avión y narró los acontecimientos minuto a minuto, después de comprobar en su portátil que efectivamente había una red WiFi llamada “Galaxy Note 7”.

Después de aproximadamente una hora de estar volando llevan a cabo un anuncio: “si alguien tiene un Galaxy Note 7, por favor presione el botón de llamar al auxiliar de vuelo”.

15 minutos después: “Esto no es una broma. Vamos a encender las luces (son las 11:00pm) y buscar en el equipaje de todos los pasajeros hasta que lo encontremos”.

Aparentemente el avión será desviado y comenzará la búsqueda si nadie confiesa pronto.

“No se si ustedes han sido desviados a las 03:00am, pero déjenme decirles que es algo terrible. No hay nada abierto en el aeropuerto. Nada.”

“Damas y caballeros, encontramos el dispositivo. Afortunadamente solamente era un dispositivo al que habían llamado “Galaxy Note 7”, pero no era uno de esos terminales”.

(Las luces se apagan, fin de la escena).

El vuelo llegó más tarde a su destino en la ciudad de Boston y el culpable de la broma tuvo una conversación con las autoridades. La moraleja es fácil de entender: no te juegues con estas cosas. Los pilotos ni las autoridades entienden de bromas cuando estas se relacionan a la seguridad de las aeronaves y sus pasajeros. [vía BBC]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.