Dos estudiantes de la Universidad UC Berkeley han tenido una brillante idea. Frustrados por la imposibilidad de acceder fácilmente a una impresora 3D en la universidad, decidieron crear una máquina de vending con una dentro. Metes una moneda y listo, ya tienes objetos bajo demanda, 24x7. El invento se llama Dreambox (utiliza una impresora 3D convencional), y ellos mismos han desarrollado el software que permite cargar primero la imagen 3D en un ordenador, enviarla a la impresora y recoger el objeto en una bandeja. Como se ve en el vídeo, es solo un prototipo rudimentario, pero lo fantástico es la idea. Máquinas de vending con impresoras 3D. Crear objetos como y cuando quieras. En la calle. Por unas monedas. ¿Por qué no? [Inhabitat]