En Rusia la circulación por carretera está tan llena de imprevistos que muchos conductores han llegado al extremo de instalar cámaras automáticas cuyo material de vídeo pueda servir como prueba en caso de accidente. Esta cámara se llama Fly6 y es una idea de seguridad parecida, pero aplicada a las bicicletas.

Fly6 es una cámara montada sobre una luz LED trasera para bicicleta. El conjunto dispone de su propio sistema universal de sujección, y graba hasta cinco horas de vídeo de forma continua en archivos de 15 minutos. La cámara capta un ángulo de 130 grados por detrás de la bicicleta, y graba vídeo a 1280 x 720, y audio.

Advertisement

La idea detrás de Fly6 es que el resto de conductores, al percatarse de que hay una cámara grabándoles, mejoren su comportamiento hacia los ciclistas. Por supuesto esto es lo ideal, y probablemente se cumpla en Australia, que es de donde proviene el invento. En los países que son menos civilizados al volante o cuyos conductores no estén atentos a pequeñas cámaras camufladas como luces de posición, la Fly6 proporciona pruebas de vídeo en caso de que haya un accidente en el que sea complicado determinar quien es culpable.

No estamos muy seguros de si semejante material puede ser admitido como prueba bajo todas las legislaciones. Tampoco está claro si esta caja negra puede ser acusada de atentar contra la privacidad, pero al menos es una idea para intentar hacer de las carreteras un lugar más seguro para los ciclistas. La Fly6 ha logrado financiarse de sobra en Kickstarter, y entrará en producción el 10 de marzo. Cuesta 169 dólares australianos (Unos 150 dólares estadounidenses o 110 euros). [Fly6 vía Kickstarter]