Botones, lentes, obturadores y pitidos de menú se unen con perfecta armonía en esta breve y original pieza musical compuesta y ejecutada por los chicos del Servicio técnico de Nikon en Canadá.

La pieza, que podríamos catalogar en el género de la percusión, se ha gestado gracias al riesgo de exponer sensores de cámaras Nikon por valor de 30.000 dólares. El tema ha sido compuesto por el músico Andy Kessler y todo el vídeo ha sido rodado por el fotógrafo y realizador Von Wong con una Nikon D800. Si la canción os ha sabido a poco, aquí os dejamos un vídeo con el cómo se hizo. [Youtube vía Von Wong]