Una compañía estadounidense, dedicada a la fabricación de partes de acero para coches y otros vehículos, lleva más de dos décadas confiando en el mismo servidor para administrar sus finanzas. Este es un nuevo caso de “si no está roto, ¿para qué cambiarlo?”

En el año 1993 la compañía Great Lakes Works EGL, ubicada en el estado de Michigan, instaló un nuevo servidor de marca Stratus Technologies para administrar los pagos que recibía y las transacciones mediante tarjetas de crédito. Se trata de un sistema tolerante a fallos que es capaz de trabajar de manera ininterrumpida durante largos períodos de tiempo.

Advertisement

Lo que no imaginaba la compañía era que, 24 años más tarde, seguirían usando el mismo servidor para procesar sus pagos.

Phil Holand, uno de los responsables de mantenimiento técnico e informático de Great Lakes Works, comentó en una entrevista con Computer World que el servidor no ha fallado de manera drástica ni una sola vez durante todos esos años.

“En ninguna ocasión el servidor ha sufrido un fallo total que haya obligado a reiniciar el sistema. Los pocos reinicios que ha tenido durante todo este tiempo han sido planificados”.

El técnico asegura que la compañía ha mantenido el uso de este servidor gracias a su fiabilidad y a lo sencillo que es controlarlo. Los encargados de usarlo se han acostumbrado a su interfaz de caracteres en una pantalla verde al mejor estilo de Matrix.

Sponsored

Lamentablemente, este año será su fin. La nueva gerencia de la compañía decidió hace dos años actualizar todos sus sistemas, incluyendo este servidor. En abril de este año el Stratus será reemplazado por un sistema moderno, lo que significa que podrá jubilarse después de 24 años de trabajo ininterrumpido. [vía Computer World]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.