Lo de envíar globos al espacio está de moda. A una estudiante de 12 años se le ocurrió hacerlo con su muñeca Hello Kitty como parte de un concurso de ciencia de su escuela. Al espacio no llegó, se quedó en la estratosfera, a casi 28 kilómetros de altura, pero el vídeo que filmó con una cámara GoPro de todo el proceso (arriba) es sencillamente genial. Y sí, Hello Kitty regresó sin un rasguño tan contenta como se fue. [io9]