Esto es una tableta. Un Surface Pro 3, para ser exactos. Para ser sinceros, nunca quise tener un Surface Pro 3, pero ahora Windows 10 ha hecho que me lo piense. Déjame decirte por qué.

Tal y como lo ves arriba, la pantalla de este Surface Pro 3 es un caos. Hay aplicaciones abiertas por todas partes. No hay problema si lo vas a utilizar con un ratón y teclado, pero si lo que quieres es utilizarlo en modo táctil, sí es un inconveniente. O no.

Hagamos la prueba. Si quitas el teclado al Surface Pro 3, la función de continuidad de Windows 10 se activa. Te aparece una notificación preguntándote si quieres cambiar al modo tableta.

¡Boom! De inmediato tienes ya delante una app a pantalla completa en lugar de un montón de ventanas.

Y, a medida que vas abriendo más aplicaciones, se van acumulando en iconos en la barra de tareas inferior. Además, esos iconos son más grandes, justo para que los puedas tocar y manejar sin problemas con los dedos.

Si deslizas el dedo desde la izquierda, puedes ver todas esas apps abiertas esperando por ti.

Selecciona una y arrástrala a la izquierda...

... y el sistema te preguntará si quieres anclar alguna de las otras apps restantes a la derecha. Así de simple.

Incluso puedes tener aplicaciones "modernas" del Windows Store funcionando junto a antiguas aplicaciones como Paint.

Si arrastras el dedo desde la derecha de la pantalla despliegas el menú de notificaciones y ajustes, aunque es extraño. Por ejemplo, no hay forma de ajustar el brillo de la pantalla de forma sencilla, incluso si le das al botón de "brillo". Hay hueco de mejora.

Le preguntaré a Cortana (bueno, en una próxima versión de prueba, no en esta que aún no está disponible).

De vuelta al modo desktop, en un portátil esta vez, no tengo que ir con el cursor del ratón hasta el borde de la pantalla o ni siquiera hacer Alt-Tab: hay un botón muy cómodo para cambiar de aplicaciones.

Y si tengo un trackpad compatible con Windows 10, puedo simplemente hacer un gesto hacia arriba, izquierda o derecha con tres dedos para cambiar de programas.

Otro botón muy útil para las notificaciones si estás utilizando ratón y teclado.

La pantalla de inicio en modo tableta es grande y muy visual, y es la que viene por defecto.

Pero puedes ajustarla para que también sea pequeña.

Cortana te muestra todo tipo de información en la que puedes estar interesado, algo muy parecido a lo que hace Google Now.

Y le puedo pedir a Cortana que busque documentos en el equipo. Solo tienes que decir "Hey Cortana", siempre está escuchando.

Habrá que probar a fondo Windows 10, pero creo que de verdad me va a gustar. Se nota que esta vez Microsoft ha pensado bien cómo diseñarlo. Ahora está hecho para personas normales y corrientes, no para cumplir su propia estrategia. Y ya era hora.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)