Philae, la sonda encargada de que la humanidad aterrice sobre un cometa por primera vez en historia, ya ha abandonado a Rosetta. En su camino, de 7 horas de duración, hacia el cometa P67 está tomando algunas fotografías y la primera de ellas es la que acompaña estas líneas. Parece casi una foto de despedida: durante 10 años y un viaje de miles de millones de kilómetros Rosetta y Philae han recorrido buena parte de nuestro Sistema Solar. Hasta ahora.

Es también un buena ayuda para entender mejor el abrumador hecho de que ahí fuera, a 500 millones kilómetros de distancia y moviéndose a 55.000 kilómetros por hora (eso implica que podría completar algo más de una vuelta completa a la Tierra en ese tiempo) hay un dispositivo, fabricado por el hombre, dispuesto a hollar por primera vez la superficie de un cometa.

Advertisement

La parte más complicada y crítica de toda la misión Rosetta aún está por llegar. Es la parte en la que Philae se ancle a la superficie del 67P/Churyumov-Gerasimenko. El tamaño relativamente reducido del cometa (unos 4 kilómetros) y la velocidad de Philae (95 centímetros) hacen que exista la posibilidad de que Philae "rebote" contra el cometa. Podéis seguir en directo el evento con la cobertura especial en vivo de Gizmodo en Español.

Imagen: ESA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)