Ilustración del virus del Zika. AuntSpray / Shutterstock

Uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la medicina es la capacidad que tienen los virus de mutar. Las infecciones virales, que pueden convertirse en epidemias como el zika, consiguen escapar a las vacunas mutando rápidamente para generar una resistencia a los fármacos y a nuestro sistema inmunitario.

Pero hay una manera novedosa de atacar el problema. Científicos del laboratorio de investigación IBM Research y el Instituto de Bioingeniería y Nanotecnología de Singapur han desarrollado una nueva macromolécula que podría prevenir las infecciones víricas más mortales, como el propio zika o el ébola. En lugar de estudiar el ARN o el ADN, que cambia de un virus a otro y puede mutar con facilidad, los investigadores se adentraron en el terreno de la química supramolecular (que estudia las interacciones entre moléculas) para lograr combatir cualquier infección viral con el ataque de una única molécula.

Esta macromolécula sin precedentes cuenta con varias partes especializadas que previenen la reproducción del virus e inhiben la resistencia a los fármacos. Sus creadores hablan de un ataque de triple acción: atracción, prevención y neutralización. El componente especializado en la atracción establece enlaces de hidrógeno con las proteínas de la superficie del virus para desactivar su capacidad de infectar a las células sanas. El componente de prevención es una molécula de manosa (un tipo de azúcar) que se une a los receptores de las células inmunes saludables para ayudarlas a combatir la infección viral. Y el tercer componente neutraliza el pH del interior de la célula viral, convirtiéndola en un lugar inhóspito para el ciclo de replicación.

“Las enfermedades virales siguen siendo una de las principales causas de morbilidad y mortalidad”, explica Yan Yi Yang del Instituto de Bioingeniería y Nanotecnología de Singapur. “Hemos creado una macromolécula antiviral que puede hacer frente a los virus astutos impidiendo que infecten a las células, independientemente de las mutaciones. No es tóxico para las células sanas y su uso es seguro”. Los investigadores han podido probar la eficacia de su molécula con una variedad de virus, entre ellos el ébola, el dengue, el Marburgvirus, la gripe, la fiebre de Chikunguña, el enterovirus EV-71 y y el herpes simple.

Advertisement

Advertisement

A corto plazo, la macromolécula de IBM podría ser utilizada para la fabricación de detergentes antivirales para limpiar habitaciones infectadas, como los hospitales de campaña que lucharon contra el ébola. A largo plazo, los científicos piensan en el desarrollo de nuevas técnicas de vacunación para prevenir estas infecciones virales. [Macromolecules vía Popular Science]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.