Hay personas que no dejan de crear ni durante la peor de las enfermedades. La pequeña Bridgette Veneris es un buen ejemplo. Esta pequeña australiana ha creado un sistema estéril para dispensar tiritas. Lo ha hecho mientras se sometía a quimioterapia, y ahora va camino de la NASA.

Veneris sufría de una Leucemia de la que, afortunadamente, se ha recuperado. Durante su tratamiento de 18 meses, la joven tuvo que pasar por muchos pinchazos y, por tanto, por muchas tiritas. Después de ver cómo sus padres y las enfermeras lidiaban con las engorrosas tiritas convencionales, la pequeña se puso a pensar en una forma más fácil de pelar y aplicar estos apósitos adhesivos. El dispositivo es especialmente útil para cuando la persona que tiene que aplicar las tiritas lleva guantes.

El resultado es un dispensador que a primera vista parece una cinta métrica. El habitáculo está completamente cerrado y es estéril. Aparte de más cómodo, evita el uso de bandas protectoras, por lo que es más barato y más ecológico. El prototipo ha ganado el concurso de inventos littleBIGiea y le ha valido a la pequeña de 10 años un viaje para reunirse con ingenieros de la NASA. [ABC vía Science Alert]