La noche del martes 21 de enero se ha detectado la explosión de una estrella en la galaxia M82, conocida también como Galaxia del Cigarro (en la imagen), a 11,4 millones de años luz. La supernova es la más cercana a la Tierra desde la que se produjo en 1987 a 168.000 años luz. De hecho, es lo bastante cercana como para que podamos verla con un telescopio doméstico o unos binoculares cuando su máximo resplandor llegue hasta aquí, en unas dos semanas.

El descubrimiento, de hecho, se ha producido de una forma poco usual. Steve Fossey, astrónomo de la Universidad de Londres, ha sido el primero en detectar el destello de la supernova, desde Londres, y con un modesto telescopio de 35 centímetros. Tras enviar un email a colegas de otros observatorios, la supernova ha sido confirmada mediante espectrógrafo y observación desde Pasadena y Nuevo México.

Advertisement

La supernova recién descubierta es de tipo Ia, lo que sugiere que su origen está en una estrella enana blanca cuya masa ha crecido demasiado. Este poco común fenómeno es de gran utilidad para los astrónomos, ya que permite medir con precisión distancias entre galaxias. La proximidad de esta supernova permitirá además, tomar todo tipo de datos adicionales. [Nature]

Foto de portada: Galaxia del Cigarro / NASA

Foto de antes y después de la Supernova: UCL/University of London Observatory/Steve Fossey/Ben Cooke/Guy Pollack/Matthew Wilde/Thomas Wright