Londres es una de las mayores metrópolis del mundo, pero está bordeada por un río, el Támesis, y a medida que sigue creciendo la ciudad y llenándose de habitantes estos buscan alternativas para llegar a sus destinos caminando. Este nuevo puente conectará Pimlico y Nine Elms, y es una maravilla de la ingeniería.

El responsable de este puente será la firma de arquitectos e ingenieros Bystrup, quienes ganaron el contrato después de que durante meses compitieran muchas firmas con algunos diseños extravagantes (y nada prácticos) que finalmente fueron descartados.

Advertisement

Y es que el puente, más allá de ser útil para peatones y ciclistas, ha estado envuelto en una enorme polémica y muchos problemas. Ante el ojo público, este puente lo que haría es “dañar y reducir” el poco espacio público que le queda a Pimlico, gracias a sus rampas y todo el área que ocuparán. Por ello, y para tratar de hacer felices a todos, los arquitectos buscaron una solución bastante sencilla, que resultó siendo básicamente una obra de arte:

Las rampas, en lugar de estar extendidas y abarcar muchísimo espacio a cada lado, han sido diseñadas en forma de espiral, lo que además de darle un aspecto fascinante al puente, hace que ocupen muchísimo menos espacio, y no afecten tanto al espacio público. Ingenioso, y muy lindo.

Advertisement

Advertisement

La cantidad de puentes peatonales en Londres es mayor cada año. Otro de los puentes, el “Garden Bridge”, también ha estado rodeado de polémicas (sobre todo por ser extremadamente costoso y poco práctico), y para el año 2016 se espera que anuncien nuevos contratos para más conexiones sobre el Támesis.

En general, son muchos los ciudadanos londinenses que optan por caminar o usar bicicleta y patines para llegar a sus destinos, por lo que problemáticos o no, los puentes peatonales son muy necesarios.

El de Pimlico y Nine Elms al menos luce muy bien. [Bystrup vía ArchDaily]

Todas las mágenes: Bystrup.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)