Se sabía que a diferencia de la mayoría de los pájaros, los colibríes son capaces de volar en todas las direcciones con increíbles movimientos del ala. National Geographic ha capturado el fascinante aleteo a 3.000 fotogramas por segundo. El resultado nos muestra un ave como un avión de combate de la naturaleza.

El artículo profundiza en la ciencia que hace que los colibríes sean tan ágiles y tengan esa increíble maniobrabilidad. Una serie de vídeos para registrar y estudiar el complejo vuelo de las aves.

Advertisement

Como decíamos al comienzo, ya se sabía con anterioridad que el ave es muy especial. El vuelo del colibrí es capaz de mover sus alas hasta 61 veces por segundo cuando se mueve hacia atrás y 75 veces cuando lo hace hacia delante (55 veces estando quieto). Los colibríes tienen muchas adaptaciones esqueléticas y los músculos del vuelo les permiten gran agilidad.

Los músculos hacen el 25-30 % del peso corporal, y tienen alas alargadas con forma de espadas que, a diferencia de las de otras aves, se conectan con el cuerpo sólo desde la coyuntura de la espalda. Esta adaptación hace posible al ala rotar casi 180°, permitiendo un vuelo, no sólo hacia delante, sino también recto, hacia arriba y abajo, hacia los lados, hacia atrás, y sostenerse en vuelo quieto frente a las flores mientras se alimenta de néctar o insectos.

El trabajo ha sido obra del fotógrafo Anand Varma, una serie de capturas impresionantes que nos ofrecen una mirada única al movimiento fugaz de estos pájaros tan veloces. [National Geographic vía Sploid]