Gordon Bremer no inventó el Bluetooth. De hecho, hasta 2007 este troll de patentes ni siquiera sabía muy bien en que consistía el Bluetooth. Sin embargo, asegura haber inventado la modulación EDR de la popular tecnología de conexión, y le ha sacado a Samsung casi 16 millones de dólares. Esto tiene que terminar.

Bremer se llevará alrededor del 2,5% de los 15,7 millones que el juez ha considerado que Samsung debe pagar. El resto irá a parar a la compañía para la que trabaja como consultor, Rembrandt Technologies, que se dedica precisamente a prestar su músculo legal y a representar las demandas canalizadas a través de sinvergüenzas como Bremen.

Advertisement

El núcleo de la reclamación de Bremer son las patentes de comunicación entre dispositivos 8,023,580 y 8,457,228 que se remontan a 1997 y que son aplicables al Bluetooth. Este troll es propietario de más de 100 patentes y su reclamación a través de Rembrandt también apunta a BlackBerry, así que no sería raro que los canadienses acaben viéndole la cara en los tribunales.

Es la segunda vez esta semana en la que un tribunal estadounidense falla a favor de un individuo que se dedica a comprar patentes ignotas y revisar cualquier grieta legal para sacarles los cuartos a las compañías de tecnología. Defender el trabajo y las ideas de una compañía está bien, pero el Bluetooth lo inventó Ericsson en 1994, y huelga decir que Bremer jamás ha participado en el Bluetooth Forum ni ha desarrollado las especificaciones posteriores de la conexión.

Resulta increíble que a día de hoy siga habiendo tribunales que se atienen a la ley al pie de la letra y fallan a favor de lacras como Bremer cuando lo lógico quizá sería declarar las patentes nulas atendiendo al concepto de Fair Use. Si habláramos de justicia en vez de burocracia, la segunda parte sería comenzar a meter a los patent trolls en una celda y tirar la llave. [Rembrandt Technologies vía Ars Technica]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)