Una tomografía demuestra que dos especies de dinosaurio no existen

Investigadores de la Universidad de Pennsylvania han determinado que lo que se creía hasta ahora que eran tres especies de dinosaurios distintas, en realidad son la misma. El descubrimiento ha sido posible gracias a una técnica habitual en medicina, pero que nunca se había aplicado a la paleontología de esta manera: La tomografía 3D.

Mediante esta técnica, los investigadores han escaneado treinta cráneos diferentes de tres variedades de Psitacosaurios o dinosaurios de pico de loro. Después han comparado hasta 56 puntos de semejanza. El resultado ha sido la eliminación de dos de las variedades. Todos los huesos pertenecen a la especie Psittacosaurus Lujiatunensis.

La técnica va a ser utilizada ahora para revisar otras especies de dinosaurio. No es la primera vez que los paleontólogos se equivocan al identificar una especie. Los huesos que se encuentran en yacimientos no están precisamente ordenados, ni en perfecto estado, por lo que las confusiones son frecuentes. La más sonada fue quizá el descubrimiento de que el Brontosaurio no existe. En realidad su descubrimiento se debió a un error del paleontólogo Othniel Charles Marsh.

Marsh se hallaba en plena guerra científica con el arqueológo Edward Dinker Cope por ver quien descubría la especie más espectacular de dinosaurio. El investigador confundió el esqueleto de un apatosaurio al que le faltaba el cráneo, y lo denominó como una nueva especie. En 1974, la comunidad científica dejó de usar esa denominación, aunque sigue siendo muy popular para designar a estos grandes dinosaurios hervívoros. [PhysOrg]