Un enorme depósito lleno de líquido en un laboratorio. Unos brazos robóticos inyectan varios compuestos químicos y esos compuestos comienzan a reaccionar y a organizarse hasta convertirse en un dron militar. La escena parece salida de una película de ciencia ficción, pero es el último proyecto de uno de los mayores fabricantes de armas del mundo.

Esa empresa no es otra que la británica BAE Systems, que es el principal proveedor de los destructores de la Marina Real inglesa. También fabrica portaaviones o ensambla los cazas Eurofighter entre muchas otras actividades relacionadas con el armamento o la tecnología aeroespacial.

Para este proyecto concreto, BAE Systems se ha asociado con el Grupo Cronin, un equipo de investigadores de la Universidad de Glasgow liderado por el profesor Lee Cronin, considerado un autentico genio en química molecular. Cronin está investigando lo que el llama una Quemputadora (Chemputer). Se trata de un sistema inteligente capaz de fabricar estructuras complejas mediante síntesis química. Los operarios humanos simplemente introducen las características del vehículo autónomo que necesitan, y el sistema lo diseña y lo cultiva en grandes depósitos de sustrato químico inyectando diferentes compuestos.

Por supuesto, estamos hablando de un proyecto que entra dentro de la más pura y dura ciencia-ficción hoy en día. Tampoco es la primera vez que BAE Systems lanza vídeos con enloquecidas ideas para proyectos militares. Con todo, no siempre la compañía cuenta con el respaldo de un equipo de científicos tan prestigioso como el del Grupo Cronin. Quizá esta idea de cultivar maquinaria se convierta en el sustituto de la impresión 3D en cuestión de décadas. De momento resulta extrañamente inquietante. [vía BBC News]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.