Iphone. AP

La historia está a medio camino entre Black Mirror y una comedia. Durante los últimos meses, un bar de Toronto no hacía más que recibir llamadas y frecuentar un número excesivo de clientes masculinos. La culpa la tenía Siri, quien estaba enviando por error a los usuarios que preguntaban por prostitutas.

Lo cierto es que es una situación cuyo contexto se puede repetir en el tiempo. Conforme aceptamos que las IAs formen parte de nuestra vida diaria y permitimos que formen parte activa de nuestra agenda del día, los errores estarán ahí. Algunos, como en este caso, meramente anecdóticos, en otros podríamos entrar de lleno en un capítulo oscuro de la serie de Netflix.

Advertisement

En el caso que nos ocupa, la función de búsqueda activada por voz ha estado dirigiendo a muchos usuarios de Toronto que preguntaban por prostitutas a un bar de la zona de Little Italy, uno que no es un establecimiento para ello. Según ha explicado al medio The Star Alvin Acyapan, copropietario del Meltdown eSports Bar:

Comencé a recibir misteriosas llamadas de última hora poco después de la inauguración del establecimiento en noviembre de 2016.

Cada vez que el hombre cogía el teléfono había una voz masculina al otro lado pidiendo compañía:

Pensé que la gente estaba recibiendo un número equivocado o tal vez que se trataba de una broma por alguien que utilizó nuestro número de teléfono en algún sitio web sin escrúpulos.

Foto: The Star

El entuerto se resolvió hace unos días cuando una persona llamó pidiendo directamente “prostitutas” y revelando a Acyapan que la dirección se la había ofrecido Siri. El dueño del bar de eSports se dio cuenta rápidamente de dónde podía estar el fallo.

Advertisement

Advertisement

La similitud entre las palabras “eSports” y “Escorts” parecían tener la culpa de todo. Al menos eso es lo que piensa el dueño, “una letra parece haberlo cambiado todo”. Acyapan dice que ha intentado ponerse en contacto con el soporte técnico de Apple pero no ha obtenido respuesta hasta ahora.

Sea como fuere, Acyapan ya tiene una buena anécdota para el futuro. Siri no tiene problemas únicamente con la pronunciación del apellido de Barbara Streisand, al parecer también lo tiene para diferenciar entre en un bar y otro bar. [The Star]