Imagen: Getty

Si te sabes de memoria los primeros números de la sucesión de Fibonacci, aquí tienes una utilidad práctica que no esperabas: convertir las millas en kilómetros (y los kilómetros en millas) de manera bastante aproximada.

Solo tienes que mirar el número que va después (o el que va antes):

0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377...

Así, si conducimos por Estados Unidos y vemos que el límite de velocidad es de 55 millas por hora, sabremos que el equivalente en unidades métricas sería de ~89 kilómetros por hora. Y en efecto, 55 millas = 88,51 kilómetros.

Advertisement

Hay una explicación.

En la sucesión de Fibonacci, cada número es la suma de los dos anteriores. Cuando tienden a infinito, la relación entre esos dos números sucesivos se acerca a 1,618: la relación áurea, también conocida como proporción divina. Curiosamente, la relación entre las millas y los kilómetros es muy similar: 1 milla = 1,609 kilómetros. De ahí que la conversión encaje tan bien.

Esto daría para un libro de Dan Brown, pero no es más que una casualidad. Las millas son un invento de la Antigua Roma y equivalen a la distancia recorrida con mil pasos. El metro está definido por la Oficina Internacional de Pesos y Medidas como la distancia que recorre la luz en el vacío durante un intervalo de 1/299792458 segundos. Sí, es algo más preciso. [Reddit]