Una pieza de plástico a imitación de las ranuras para tarjetas de los cajeros automáticos y un iPod Nano. Eso es todo lo que unos ladrones necesitaban en el Reino Unido para burlar y robar a los clientes de un cajero automático.

Según informa el Daily Mail, la policía de Manchester, en el Reino Unido, ha informado de un intento de robo mediante un sencillo truco montado en un cajero automático de Stockport. La trampa consistía en una falsa ranura de cajero montada con cola sobre la auténtica de forma que dejaba la tarjeta entrar, pero la atrapaba al salir.

Cuando la tarjeta parecía atascada y el cliente del banco se marchaba, los ladrones aprovechaban para acercarse al cajero y hacerse con ella. Un iPod Nano con cámara de vídeo camuflado en la pared superior del cajero y sujeto con cinta adhesiva permitía a los delincuentes grabar la clave bancaria del cliente.

Advertisement

De momento no ha habido denuncias de robos realizados mediante este sencillo método, pero la policía ha avisado a los habitantes de esta localidad cercana a Manchester para que revisen con atención el cajero antes de operar en él, e informen si encuentran algún montaje sospechoso. [vía Daily Mail]

Foto: Capricorn Studio / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)