No todos están entusiasmados con la nueva pasarela de pago desarrollada por Apple. Un consorcio de establecimientos ha decidido deshabilitar las conexiones NFC de sus lectores de tarjetas bancarias. ¿La razón? El grupo está desarrollando su propio sistema de pago, y Apple Pay les hace la competencia.

El consorcio no es pequeño precisamente. En él están cadenas de tiendas y grandes almacenes tan populares como Walmart, Kmart, 7-Eleven, o Best Buy. En 2012, estos establecimientos firmaron un acuerdo para desarrollar un sistema común de pago con el móvil. La aplicación, llamada CurrentC, tiene prevista su salida para algún momento de 2015 aún sin determinar.

Advertisement

Mientras esperan a que CurrentC haga su debut, representantes de Wal-Mart y Best Buy han confirmado al Wall Street Journal que no van a permitir conexiones NFC en sus puntos de venta. A principios de semana, las cadenas farmacéuticas CVS y Rite Aid, que también pertenecen al consorcio CurrentC, adoptaron la misma medida. [vía The Verge]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)