Imagen: DetroitBORG / YouTube

Con el iPhone 4 tuvimos el antennagate: el teléfono perdía cobertura si se tapaban las líneas de antena. Con el iPhone 6 llegó el bendgate: el dispositivo se podía doblar si llevabas vaqueros ajustados. Y con el iPhone 7 tal vez tengamos que añadir el sufijo -gate a nueva palabreja: hissing, “silbido”.

Ya son varios los usuarios que se quejan de que el nuevo iPhone 7 “silba” cuando realiza tareas pesadas (por lo que el fenómeno se ha asociado con el procesador). En YouTube, Stephen Hackett de 512 Pixels asegura que estaba restaurando una copia de seguridad de iCloud cuando oyó esto:

Michael Kukielka de DetroitBORG grabó un audio similar, pero aclara que hay que apoyar la oreja en el dispositivo para llegar a escucharlo en persona:

Advertisement

¿De dónde proviene el misterioso silbido?

Marco Arment dice, de forma figurada, que es “el equivalente a escuchar los ventiladores de la CPU del Mac” cuando el ordenador alcanza su máximo potencial, “pero aun así es desafortunado y poco elegante”.

Jon Figas, de Engadget, cree que puede ser un efecto electromagnético conocido en inglés como “coil whine” —chirridos que provienen de un inductor o un condensador. O cualquier tipo de ruido eléctrico vinculado con el chipset.

Sponsored

Apple Insider presenta otra teoría: “podría tener que ver con el transceptor de radiofrecuencia u otro tipo de interferencia con el sistema de altavoces”. El iPhone de este año lleva conectividad celular de Intel en lugar de Qualcomm.

No es muy normal, sea lo que sea (cualquier smartphone del mercado es virtualmente silencioso), pero Apple no se ha pronunciado aún sobre el problema. Tampoco parece que sea un problema universal: en Engadget pusieron a prueba un iPhone 7 con 3DMark “Ice Storm Extreme”, uno de los benchmarks más pesados para el procesador, y no oyeron ningún silbido.

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.