Por si existen dudas, lo que vemos en las imágenes no tiene ni un solo elemento de ficción, todo es muy real. Se trata de las pruebas que ha llevado a cabo Boeing con el primer vuelo en conjunto entre el 737 MAX 9 y el 787-10 Dreamliner. El despegue en vertical de estas “bestias” es simplemente espectacular.

Para ser más precisos y como recalca la propia Boeing, se trata de un despegue “casi” vertical (casi 90 grados), principalmente porque estamos ante un avión, no un cohete. El primero de ellos, el modelo 737 Max 9, forma parte del programa que se inició hace varios años. El avión tiene una capacidad máxima de 220 pasajeros y un alcance de 6.510 kilómetros. Además, está previsto que el primer avión entre en servicio en 2018.

Advertisement

El segundo modelo, el 787-10 Dreamliner, es el primer avión comercial que se fabrica en un 50% con materiales compuestos, más resistentes y ligeros que el aluminio (para el fuselaje, la cola y las alas).

Sea como fuere, lo más impresionante es ver despegar a las máquinas. En tan sólo unos segundos los pilotos fueron capaces de situar las naves a casi 90 grados. Todo un alarde de capacidades y avances con respecto a máquinas anteriores. Una auténtica gozada para la vista, otra cosa muy distinta debe ser “vivirlo” desde dentro. [YouTube]