Este vaso cerrado con apariencia anodina se llama Vessyl, y es capaz de distinguir con precisión qué bebida has servido en su interior, sea café, un tipo específico de refresco, un combinado, agua o prácticamente cualquier otra bebida común. No solo eso, sino que también es capaz de calcular la composición nutricional, las proteínas, calorías o cantidad de cafeína de la bebida.

Vessyl es el resultado de siete años de trabajo de Justin Lee, un especialista en computación biomédica de la Universidad de Queens. Lee ha contado para la creación del vaso con la colaboración de Yves Béhar, diseñador de Jawbone.

El vaso no necesita tomar muestras de la bebida para hacer su trabajo. El secreto de su funcionamiento es un sensor sobre cuyo diseño Lee ha sido especialmente parco en detalles, aunque es probable que se trate de alguna forma portátil de un espectrómetro. El dispositivo tarda unos 10 segundos en identificar una nueva bebida, y envía los datos a una aplicación móvil que también lleva un registro de nuestros hábitos de consumo e hidratación.

Lee y Béhar planean poner a la venta Vessyl a comienzos de 2015 y con un precio de 199,99 dólares. De momento ya se puede reservar en su web oficial por la mitad de ese importe: 99 dólares. [Vessyl vía The Verge]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)