A Malu le encanta jugar en la pantalla táctil de una tableta. Por desgracia, no pueden dejarla sola con una porque probablemente duraría poco de una pieza. Malu es una orangután del zoo de Melbourne, y sus cuidadores han encontrado un sorprendente uso para Kinect: videojuegos para simios.

El doctor Marcus Carter es investigador en el centro de interacción entre humanos y computadoras de la Universidad de Melbourne. Tras el éxito de los juegos en tableta, Carter comenzó a buscar un sistema que permitiera a los orangutanes interactuar con más libertad y sin la presencia de un cuidador velando por la tableta. Aunque compartimos el 97% de ADN con los orangutanes, estos grandes simios son tres veces más fuertes que un humano y su inagotable curiosidad hace que el hardware dure poco en sus enormes manos.

Advertisement

El sistema ideado por Carter y sus colegas se basa en Kinect. El sistema de detección de movimientos se ha combinado con un proyector que permite mostrar objetos en el suelo y convertir la superficie de este en una interfaz táctil.

Los orangutanes han demostrado ser particularmente hábiles en este tipo de juegos de tocar o mover objetos. En apenas 15 minutos de media son capaces de captar la mecánica del juego, y no tardan en buscar nuevas formas de interactuar con lo que muestra el proyector. Los investigadores han desarrollado varios juegos y hasta existe una especie de juego de selfies al que han denominado Orangstagram y que permite a los simios tomarse fotos y luego mostrarlas en la pantalla.

Advertisement

Aparte de para divertir a los orangutanes y estimular su inteligencia, Carter y su equipo esperan encontrar una manera en la que los simios puedan comunicarse mejor con sus cuidadores. De momento, el siguiente paso es elaborar juegos en los que el animal pueda jugar con los visitantes del zoo en partidas colaborativas. [vía Universidad de Melbourne]

Fotos: Zoo Victoria en Melbourne

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter o Facebook :)