La compañía aérea británica Monarch está renovando los asientos de sus aviones. Los nuevos sillones tienen dos características que no van a ser del gusto de todos. En primer lugar no se reclinan. Además, no tienen ningún tipo de sistema para entretenimiento a bordo. En el lugar que ocupaba la pantalla hay un hueco diseñado para albergar el dispositivo que lleve cada pasajero.

Rara es la persona que no lleva consigo un dispositivo para leer, o ver películas y series durante el vuelo. La calidad de pantalla de nuestras tabletas, además, está a años luz de las viejas y descoloridas pantallas TFT de los aviones. Eso sí, hubiera sido un detalle que, ya que nos obligan a poner el entretenimiento a bordo, al menos integraran un puerto de carga USB.

Los asientos reclinables, por su parte, no tienen sentido en vuelos cortos. Las tripulaciones se quejan de que la falta de cooperación de los pasajeros obliga a alargar las operaciones de despegue y aterrizaje para revisar que todos hayan puesto sus asientos en posición vertical. Para los usuarios, coincidir con un pasajero de los que reclina a tope el asiento durante todo el vuelo sin importarle el que va detrás puede ser toda una tortura.

Advertisement

La auténtica razón para ambos cambios de diseño no es adaptarse a los nuevos tiempos, sino simplemente ahorrar costes. Los nuevos asientos son mucho más ligeros y, según Monarch, permitirán ahorrar hasta 225 litros de carburante en un vuelo entre, por ejemplo, Londres y El Cairo. Monarch no es la primera compañía que comienza a integrar estos cambios de diseño en sus aviones. ¿Qué os parecen estas medidas? [vía Core77]

Fotos: Monarch

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook oGoogle+ :)