La apuesta más ambiciosa de Microsoft está despegando muy lentamente. Tan lento, de hecho, que el ritmo de adopción empieza a frenarse. Según Net Applications durante el mes de febrero las dos versiones de Windows 8 (RT y la versión estándar) estuvieron presentes sólo en el 3% de todos los PC con Windows medidos. En enero la cifra era del 2,6%

Eso quiere decir que el crecimiento en el último mes ha sido de menos de medio percentil, menor del registrado en enero que a su vez fue menor del registrado en diciembre que a su vez fue menor del registrado en noviembre. La caída de noviembre a diciembre puede explicarse porque las ventas del sistema operativo suelen ser mayores en los días posteriores al lanzamiento pero aunque Windows 8 aún crece todo apunta a que lo hace demasiado lento como para resultar sostenible.

Advertisement

Windows 8, de hecho, está creciendo a un ritmo menor del que tuvo el malogrado Windows Vista. La diferencia es que hasta el momento Windows 8 ha recibido buenas críticas y está considerada como una apuesta arriesgada pero necesaria ahora que la informática tradicional libra una dura batalla contra las tabletas. Varios analistas creen que el problema de Microsoft no es tanto la calidad del sistema operativo como la competencia de estas últimas. Varios compradores están retrasando la renovación del PC porque prefieren tener una tableta en casa. [PC World]