Aunque Philae no despierta (y es probable que ya no lo consiga), la Agencia Espacial Europea sigue dándonos titulares increíbles de nuestro primer viaje a un cometa. Hoy, gracias a las imágenes de la sonda Rosetta, podemos confirmar que hay cantidades significativas de agua helada en el cometa 67P.

Hasta ahora sólo se habían encontrado pequeños cristales de hielo en la superficie del cometa, pero en un estudio publicado por la revista Nature se confirma que dos grandes regiones heladas de 67P/Churyumov-Gerasimenko están compuestas, en parte, por agua. El hallazgo proviene de unas imágenes que Rosetta captó entre septiembre y noviembre de 2014, al poco de llegar, con su instrumento VIRTIS de luz infrarroja.

Advertisement

El agua helada está en las paredes y la base de un par barrancos de la región Imhotep del cometa. Entre la roca oscura, seca y rica en material orgánico hay cantidades significativas de agua a una temperatura de -120 ºC. El hielo puede provenir del interior del cometa o de la fusión de los pequeños cristales que ya se conocían.

Se sabe que el agua es uno de los principales componentes del núcleo de 67P. La formación del cometa se produjo a través de un proceso de estratificación, con capas acumulándose alrededor del núcleo como en una cebolla. [vía ESA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)