En 1977, la NASA lanzó al espacio las Voyager I y II. Sabedores de que algún día las sondas saldrían de los confines del sistema solar, sus creadores decidieron incluir en ellas un mensaje grabado en un disco de oro. En la Tierra solo existen diez copias de ese disco. Ahora puedes encargar una copia personal para tu colección de rarezas espaciales.

La iniciativa ha nacido en Kickstarter y, a falta de 20 días para su conclusión, ya ha sobrepasado con creces la cantidad necesaria para su puesta en marcha (al cierre de este artículo había superado los 764.000 dólares). Aparte de los discos y de sus contenidos en formato digital, la campaña incluye un estuche serigrafiado a todo lujo y un libro que explica cómo se crearon los discos originales. El precio mínimo para hacerse con uno es de 98 dólares, y la campaña termina el 20 de octubre.

Algunas de las imágenes codificadas en el disco.

El disco original, por cierto, viaja en las Voyager encapsulado en una cubierta protectora de aluminio junto a una aguja fonográfica. Está chapado en oro, pero se reproduce como un vinilo convencional. Sobre su superficie hay una serie de grabados explicando su funcionamiento.

Advertisement

Advertisement

En cuanto a sus contenidos, los seleccionó un comité de expertos de la NASA y la Universidad de Cornell coordinado por el mismísimo Carl Sagan. Entre ellos hay 115 imágenes de nuestro planeta (codificadas en el formato analógico del disco), sonidos de la naturaleza, un saludo en 55 idiomas de nuestro planeta y un pequeño discurso del Presidente Carter y el secretario general de Naciones Unidas. En la página oficial del proyecto Voyager hay más información. [Kickstarter vía Space]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.