En octubre de 2016 la agencia espacial europea (ESA) y la agencia espacial rusa (Roscosmos) esperaban ver el final exitoso de su proyecto ExoMars. Lamentablemente, el módulo Schiaparelli se estrelló sobre la superficie de Marte, y ahora por fin sabemos exactamente qué pasó.

La ESA ha publicado su reporte oficial en el que explican, al detalle, por qué el módulo no logró aterrizar en Marte sino que se estrelló a más de 300 kilómetros por hora. Los análisis iniciales aseguraban que el fallo se encontraba en la unidad encargada de medir la velocidad inercial del módulo, el cual tuvo un fallo (o glitch) en sus sistemas y envió datos erróneos al sistema de navegación.

Advertisement

No obstante, hasta ahora no se conocía exactamente qué generó este glitch. El estudio de la ESA asegura que se debió a las condiciones extremas a las que se enfrentó el módulo al descender en Marte. Sus sistemas no estaban preparados para ello.

Según los expertos, los componentes electrónicos de Schiaparelli funcionaron correctamente y no hubo ningún error humano al momento de instalar o configurar los sistemas. Sin embargo, las condiciones supersónicas al descender eran mucho más severas y drásticas de lo que los científicos de la ESA y Roscosmos habían previsto. La unidad de medición de velocidad no actuó correctamente bajo estas condiciones.

El resultado ya lo conocíamos: los propulsores que frenarían el descenso del módulo no trabajaron el tiempo suficiente debido que los sensores creían que Schiaparelli se encontraba muy cerca de la superficie, y al final el módulo se estrelló en la superficie marciana después de meses de viaje. [ESA vía Engadget]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.