Era inevitable comenzar citando al popular meme de Xzibit, pero en este caso la ironía está justificada. ZTE acaba de lanzar un nuevo móvil con una pantalla de 5,2 pulgadas que se abre para mostrar... otra pantalla de 5,2 pulgadas. No sabemos si tendrá éxito, pero al menos tiene el músculo para gestionarlas.

El móvil en cuestión es el ZTE Axon M y la mala noticia para los que vivan fuera de Estados Unidos es que solo se venderá allí a través de la operadora AT&T. El movimiento tiene su sentido porque en Estados Unidos los móviles que se doblan siguen teniendo un gran número de simpatizantes.

Advertisement

Para albergar doble pantalla no es excesivamente grueso. Mide 150,8 x 71,6 x 12,1 mm. Las dos pantallas tienen 5,2 pulgadas y resolución 1080p. Por debajo se apoyan en un procesador Snapdragon 821. No es el último grito de Qualcomm pero al menos tiene potencia suficiente (en teoría) como para mover dos pantallas. El procesador se apoya en 4GB de memoria RAM y 64GB para almacenamiento. Lo único que no es muy seguro que esté a la altura de dos pantallas es la batería, una 3.180 mAh.

La existencia de dos pantallas no sirve para nada a menos que estén bien gestionadas. En este sentido ZTE ha optado por un sencillo sistema de modos de funcionamiento que permite elegir entre modo dual, extendido, espejo y tradicional. El modo dual activa la opción de usar dos pantallas de Android, por lo que en teoría permitiría usar dos aplicaciones a pantalla completa.

Advertisement

El modo extendido crea un solo espacio con las dos pantallas, separado lógicamente por el marco de ambas. Espejo duplica el contenido de una pantalla en la otra, y tradicional apaga la pantalla secundaria y usa una sola. El terminale estará disponible con una tarifa de 24 dólares mensuales con un compromiso de 30 meses. [vía Android Police]