¬ŅCu√°l es tu primer recuerdo? Esta pregunta suele llevarnos a im√°genes muy breves, olores, sabores, sonidos... fragmentos inconexos que recordamos parcialmente. Tan solo hay una constante: los primeros recuerdos aparecen siempre a partir del tercer a√Īo de vida. Una nueva teor√≠a intenta explicar por qu√©.

Patricia Balmer es psic√≥loga en la Universidad Emory y una de las autoras de la Teor√≠a de la Memoria Pasta. Balmer explica que, como adultos, los primeros recuerdos que tenemos, sean traum√°ticos o agradables, suelen corresponder, de media, a los 3,5 a√Īos de vida. Antes, generalmente, no hay nada. Por supuesto, hay individuos que aseguran recordar cosas de cuanto ten√≠an mucha menos edad, y otros no recuerdan nada hasta mucho m√°s tarde. Las mujeres suelen recordar cosas a menor edad.

Esta falta variable de recuerdos se conoce como Amnesia Infantil, y ha sido objeto de mucho debate a lo largo de la historia de la psicolog√≠a. Freud aseguraba que eran recuerdos reprimidos. Otros aseguran que el cerebro de los ni√Īos peque√Īos a√ļn no est√° configurado para retener recuerdos. Para Patricia Bauer, los ni√Īos son capaces de conservar recuerdos desde muy temprana edad, pero los olvidan m√°s f√°cilmente. Bauer compara la memoria con un colador de pasta. Los recuerdos tempranos son peque√Īos y se cuelan por los agujeros del colador. A medida que crecemos, los agujeros se hacen m√°s peque√Īos, y los recuerdos (la pasta) m√°s grandes.

Advertisement

Balmer ha entrevistado a 100 ni√Īos con sus padres y todos los peque√Īos recuerdan cosas a edades tan tempranas como los dos a√Īos, pero los recuerdos se van perdiendo muy r√°pido a medida que pasa el tiempo. La raz√≥n principal de esa p√©rdida de recuerdos es que, a diferencia de los adultos, los ni√Īos no contextualizan los recuerdos con datos.

Los recuerdos infantiles suelen ser breves y se limitan al suceso o a una parte de √©l. Bauer explica que estos recuerdos tempranos pueden ser contextualizados por los propios padres. En otras palabras, que recordar ciertos sucesos a los ni√Īos ayuda a a√Īadir ingredientes y que la pasta 'se vuelva pegajosa' para que no se pierda por los agujeros de colador de esta peculiar teor√≠a. El trabajo de la Doctora Balmer ha sido publicado recientemente en Journal of Experimental Psychology. [Nautilus]

Imagen: Alena Hovorkova / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)