Soy usuario de Spotify Premium prácticamente desde que salió en España. En los últimos años he visto servicios de streaming ir y venir colgándose la etiqueta de Spotify Killer. Ninguno lo ha logrado. Por primera vez, hay un servicio que tiene probabilidades de hacerle daño de verdad a Spotify. Su nombre es Apple Music, y su ventaja probablemente no es la que piensas.

Partamos de una consideración previa. Estamos hablando de servicios de streaming de pago. Evidentemente, quedan fuera alternativas aún dudosas y que no han llegado al mercado occidental como NetEase (apodado el Spotify gratuito Chino). Quedan fuera también los usuarios que descargan la música en Torrents y que van a seguir haciéndolo aunque Spotify y Apple Music se vistan de seda. El debate aquí es si Apple Music tiene el suficiente potencial como para arrebatarle a Spotify y a otros servicios similares usuarios de los que pagan 10 dólares / euros por el servicio cada mes. A primera vista, parece que sí.

Advertisement

Nada nuevo bajo el sol

Advertisement

Apple Music es nuevo, pero no ofrece nada nuevo. Es un servicio de streaming ilimitado a cambio de una cuota de 9,99 dólares. Ofrece emisoras de radio seleccionadas por diferentes artistas, y una emisora general a la que se puede acceder libremente con una cuenta Apple. Los servicios de almacenar lista de reproducción online, seleccionar nuestra propia música o dejar que nos la recomienden ya requieren de una cuenta premium. Tanto Apple Music como Spotify, Deezer, Radio, Xbox Music Pass o Google Music tienen un catálogo musical de más de 30 millones de temas. Empate técnico, millón arriba, millón abajo.

Desde el punto de vista de ecosistema, Apple Music llega con menos integración que Spotify. Tendrá aplicaciones para PC y Android, pero no llegarán hasta otoño. Spotify está ya en Android, en PC, en web, en Windows Phone, en Blackberry, en PS3, en Smart TV, en automóviles y en una larga lista de sistemas de sonido desde Pioneer a Sonos. Está mucho más implantado en el mercado con diferencia.

Por si fuera poco, Apple Music hereda una interfaz a medio camino entre Beats Music y iTunes que no es muy atractiva, y aunque sea cómoda, el hecho de ser heredera de algún modo de iTunes no dice nada a su favor en cuanto a usabilidad.

Advertisement

El músculo financiero

Dicho esto, casi parece que estamos defendiendo la postura contraria, que Apple Music va a ser otro Spotify Killer frustrado, pero no. Hasta aquí están los peros de la plataforma que se conocen hasta ahora. Ahora comienzan las ventajas con las que ha nacido. La primera es que tiene un papi con mucho dinero.

Advertisement

Competir contra gigantes como Google o Apple siempre es difícil, porque tienen ingentes cantidades de billetes que arrojar al pozo de sus proyectos el tiempo que haga falta. Hoy ya hemos visto un atisbo de lo que ese músculo económico puede hacer por Apple Music: un plan familiar de 14,99 dólares al mes, para familias de hasta 6 personas. Además, durante los tres primeros meses, la suscripción será gratuita. Apple puede permitirse competir en precio todo el tiempo que quiera.

Integración y desintegración

La segunda ventaja de Apple Music es que juega en casa, una casa de millones de dispositivos con sistema operativo iOS u OSX. Para empezar, Apple Music integrará toda la música que hayamos comprado en iTunes, lo que ya es un caramelo irresistible para los que hayan estado años acumulando música en esa plataforma.

Advertisement

Para continuar, Apple tiene en su mano el integrar su nuevo servicio musical para que funcione como un reloj en sus equipos. No es la primera vez que lo hace. Es su sistema operativo y puede hacer con él lo que quiera. La integración perfecta de Apple Music puede venir acompañada de una “desintegración” progresiva de sus rivales. No llegará tan lejos como para sacarlos de la App Store, pero con que les ponga las cosas un poco más incómodas dentro del sistema basta para que muchos usuarios decidan probar el recién llegado a ver si funciona mejor.

Haciendo amigos

Advertisement

Spotify no está bien visto entre los artistas. Los hay más o menos beligerantes con la plataforma de origen sueco, pero eso de no forrarse como antaño no gusta a las discográficas ni a sus intérpretes. Por motivos que se me escapan, donde los artistas ven a Spotify como el enemigo público número uno, Apple es percibido como una compañía más amistosa con el estatus quo musical. La llegada de Apple Music podría terminar haciendo que algunas discográficas o artistas comiencen a no renovar los contratos con otros servicios de streaming o hacerlo en peores condiciones. Eso se traduciría en una merma del catálogo muy perjudicial para servicios como Spotify.

Se supone que Apple no va a caer en maniobras ilícitas ni que atenten contra la competencia para ganar terreno sobre sus rivales, ¿verdad?.... ¿Verdad?. La triste realidad es que no sería la primera vez que la compañía es cuestionada en este sentido. No olvidemos que Apple se encuentra en mitad de un juicio antimonopolio en el que se la acusa de haber querido fijar los precios de los ebooks. Tanto Dr. Dre como Jimmy Lovine son conocidos por su habilidad para hacer negocios sin importarles mucho a quien pisan por el camino (la compañía de Audio Monster es solo uno de los cadáveres que pueden contar historias al respecto). En Spotify o Deezer harían bien en revisar frecuentemente el agua en busca de tiburones.

Advertisement

¿Qué pasará ahora?

Es una excelente pregunta sobre la que solo se puede especular. Aún queda por ver si Spotify anunciará el abandono definitivo de su servicio gratuito financiado con publicidad. Apple Music les ha dado una excusa perfecta para quitarlo, pero en mi humilde opinión creo que sería un error. Probablemente hasta sería mejor volver a ampliar el servicio libre para atraer más usuarios a su mercado publicitario. La medida, sin embargo, es un arma de doble filo porque hacerlo podría enfadar a las discográficas (ver punto anterior).

Advertisement

A Apple Music le sobra músculo, pero le falta un poco de sex-appeal. Viene asociado a Apple y a iTunes (y a Beats, cuyos auriculares están mal vistos entre los gourmets de la música), y esa ligazón puede ser suficiente como para que muchos entusiastas de Android enarbolen la bandera de Spotify (que también es verde) con tal de no instalar nada del eterno rival.

Es muy posible que el primer efecto secundario de la llegada de Apple Music sea una polarización del mercado en torno a los dos principales rivales. Los principales perjudicados serían los servicios más pequeños como Deezer, Radio o Tidal. Apple Music va a devorar Beats Music más tarde o más temprano, pero según las últimas estimaciones, eso apenas supone 300.000 usuarios. Si Apple Music quiere ahogar a Spotify necesitará mucho más, y quizá ni siquiera su fuerza bruta financiera le sirva en este caso. Que se lo digan a Google Play Music All Access, que no hace más que bajar los precios y no termina de subir cifras en un mercado en el que Spotify sigue teniendo el encanto del primer amor.

Foto de portada: Shutterstock / Gizmodo en Español

Click here to view this adampash.com embed.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)