Imagen: Prepper website.

¿Podrías vivir con la idea de que el mundo tal y como lo conoces terminase mañana? Existen cientos de peligros, mås o menos probables, que pueden hacer que eso suceda. Y luego hay otra buena cantidad de improbables que igualmente despiertan el miedo de muchos.

Los ‘preppers’ son una comunidad tan numerosa como silenciosa que se prepara para todo eso: lo probable y lo improbable. Se definen a sí mismos como personas que toman la responsabilidad personal y la autosuficiencia en serio y creen que la preparación para la supervivencia es una parte importante de la vida cotidiana.

Advertisement

Parecen pocos, pero no lo son. Tres millones de ciudadanos de Estados Unidos entran dentro de la categorĂ­a de ‘preppers’ segĂșn National Geographic, quienes realizaron una encuesta al respecto y desvelaron que el 62% de sus participantes creĂ­a que el mundo iba a sufrir una gran catĂĄstrofe en menos de 20 años, con un 27% de ellos creyendo que la predicciĂłn de los mayas serĂ­a cierta, al menos en parte. De hecho, solamente uno de cada cuatro norteamericanos no hizo nada para prepararse para esa predicciĂłn.

Pero no es solo cuestiĂłn de USA: mundialmente, el 14% de la poblaciĂłn cree que el mundo va a acabarse mientras ellos estĂ©n aĂșn con vida.

Advertisement

La fina lĂ­nea que separa estar preparado de estar loco

Advertisement

De todas formas, a la mayorĂ­a de ‘preppers’ modernos no les preocupa el fin del mundo en el sentido estricto del tĂ©rmino o de las profecĂ­as mayas, sino que estĂĄn mĂĄs preocupados por las catĂĄstrofes que podrĂ­an ocurrir cerca de ellos: ataques terroristas, desastres como el huracĂĄn Katrina, terremotos, erupciones volcĂĄnicas y tsunamis, un colapso econĂłmico, pandemias, otra Guerra Mundial, etc.

Usan frecuentemente el tĂ©rmino “escenario TEOTWAWKI”, las siglas en inglĂ©s de “el fin del mundo tal como lo conocemos”, pero no se refieren al fin del mundo en realidad sino a cualquier acontecimiento que altere la normalidad del dĂ­a a dĂ­a y merezca un estado de emergencia.

Advertisement

En los primeros pasos de supervivencia, recomiendan ordenar los posibles escenarios de desastre colocĂĄndolos en categorĂ­as bĂĄsicas por tamaño de probabilidad. SegĂșn ellos, hay que estar “listo para cualquier cosa”, pero considerando una evaluaciĂłn de tu situaciĂłn. En Louisiana hay una alta probabilidad de tener otro huracĂĄn, en California hay probabilidad de un terremoto, JapĂłn podrĂ­a tener otro tsunami, presumiblemente Corea del Sur podrĂ­a ser invadida por Corea del Norte. Y en Corea del Norte, bueno... si vives en Corea del Norte podrĂ­a pasarte cualquier cosa.

“Lo que realmente no tiene ningĂșn sentido para nosotros son las personas que se niegan a hacer nada acerca de su bienestar y seguridad personal. De hecho, consideramos que es irresponsable no estar completamente preparado para alimentar a sus hijos y proporcionarles agua y refugio si algo sucediera” — American Preppers Network.

¿En qué consiste prepararse?

El plazo estimado por las autoridades internacionalmente para restablecer el orden, o tomar las primeras medidas para ello, ante un desastre que produzca el caos generalizado es de tres días. Para sobrevivir este plazo los ‘preppers’ cuentan con su “módulo de emergencias”. La cosa iría bien si ese módulo se limitase a guardar comida, agua y medicinas en alguna parte recóndita de la casa, pero no es el caso. Cuando dicen estar todos preparados para todo, algunos tipos de ‘preppers’ lo dicen muy en serio.

Advertisement

Imagen: National Geographic Channels

Gizmodo en Español ha hablado con Ricardo Rubio, quien es dueño de una tienda de suministros de emergencia ideales para un ‘prepper’. Entre los utensilios mĂĄs raros que se pueden encontrar estĂĄn las mĂĄscaras de gas —hasta las hay para niños—, una gran colecciĂłn de cuchillos que incluye desde machetes a navajas o bayonetas, bolsas para la eliminaciĂłn segura de residuos biolĂłgicos, pastillas potabilizadoras de agua, camuflajes o un bolĂ­grafo tĂĄctico fabricado en acero diseñado para usarse como kubotan. Aunque tambiĂ©n hay cosas normales como linternas y cerillas y quĂ© se compra depende del tipo de cliente, por supuesto.

Ricardo nos cuenta que en realidad entre los compradores hay un poco de todo y que entre los propios ‘preppers’ hay categorĂ­as y grados de intensidad: “Hay todo tipo de personal por ahĂ­, preparacionistas, survivalistas, hasta llegar a los apocalĂ­pticos, sin olvidar por descontado a los ‘iluminados’. Y, aunque no se puedan agrupar con ninguno de los anteriores, tambiĂ©n estĂĄn los asustadizos con mucho dinero”.

Advertisement

A que nivel se prepare cada uno, mĂĄs que depender del poder adquisitivo, depende del escenario o escenarios contemplados. Pero el principio filosĂłfico definitivo es que no debes de esperar que los demĂĄs solucionen tus problemas, eres tĂș quien debe de poder solucionarlo con tus propios medios.

La realidad es que puedes ver esto de dos formas. Puedes pensar que, en caso de que pase algo, estar cerca de tu vecino bastaría para salvarte y puede ser tu mayor aliado en pleno apocalipsis zombie; o todo el año puedes darle vueltas al hecho de que ese mismo vecino tan amable todo el tiempo estå contemplando que algo grande va a pasarnos.

Bien que tenemos un seguro de hogar, un seguro del coche, un seguro médico y, siempre esperando que nunca tengamos que usarlo, pagamos grandes cantidades por ellos. Al final del año, ese dinero se ha perdido. Estar preparado es lo mismo pero sin pérdida.

Advertisement

Los survivalistas, los apocalĂ­pticos y los iluminados

Imagen: The Survivalist - Fyzz Facility Film.

Luego tenemos a los apocalípticos, de los que he conocido a bastantes. Para estos el escenario planteado es que todo el planeta se va “al carajo”. O bien porque cae un meteorito que lo arrasa todo, un tsunami capaz de dar la vuelta al planeta, que la tierra deje de girar y un largo etc. A ver, si va a pasar algo de esto, yo creo que lo mejor es despedirse de la familia y amigos, sentarse fuera en una tumbona cómoda, con una cerveza fresquita, y disfrutar del espectáculo. No hay otra.

Advertisement

Dentro de los apocalĂ­pticos, sin embargo, parece haber un grupo peor. Ricardo los llama ‘los iluminados’ y, segĂșn nos cuenta, el escenario para ellos es cualquiera de los anteriores, pero viene alguien y nos salva a unos cuantos. “O bien nos atacan los marcianos y nos aniquilan a todos menos a los elegidos. Y ellos son de los elegidos claro”. Y continĂșa: “En una reuniĂłn que tuvieron un grupo de estos y a la que acudĂ­, cuando realmente pensĂ© ‘dĂłnde te has metido, sal de aquĂ­ corriendo y no mires atrĂĄs’ fue cuando uno de ellos dijo que acababa de contactar telepĂĄticamente con el capitĂĄn de una nave extraterrestre que estaba escondida detrĂĄs de Mercurio y este les decĂ­a, por boca del intermediario, el camino que debĂ­an seguir y quĂ© debĂ­an hacer”.

Imagen: National Geographic Channels

En los survivalistas, la idea viene a ser la misma, pero centrados en que si pasa algo se van al monte y allĂ­ sobreviven sin apenas llevar nada y de lo que la naturaleza les proporcione. Muy respetable. Pero en mi modesta opiniĂłn, como hobby, como deporte o como ambas cosas, vale, pero no es Ăștil en caso de que realmente pase algo. Teniendo buenos conocimientos, se puede sobrevivir en la montaña, selva, pantano, desierto, etc., pero por un periodo de tiempo muy limitado.

Advertisement

SegĂșn nos cuentan los dos fundadores de American Preppers Network, padre e hijo, cuya misiĂłn es “ver a todos los hogares de AmĂ©rica adecuadamente preparados para cualquier evento negativo”, los ‘survivalist’ o survivalistas efectivamente no son exactamente lo mismo que los ‘preppers’ o preparacionistas aunque compartan la filosofĂ­a de prepararse con anticipaciĂłn para acontecimientos extremos.

“Un survivalista normalmente se centra en el aprendizaje de habilidades primitivas y utensilios con madera. Tienen muy poco enfoque en abastecerse de suministros o la construcciĂłn de un extenso depĂłsito de cuanto fuere necesario. Se preparan y aprenden mĂĄs bien a vivir de la tierra con tĂ©cnicas de supervivencia en la naturaleza. Los ‘preppers’, por el contrario, creen que la acumulaciĂłn de recursos les permitirĂĄ ser capaces de mantener su nivel de vida hasta que la situaciĂłn se estabilice y normalmente planean un refugio” — American Preppers Network.

Advertisement

¿Pueden ser peligrosos? Pues depende. Ricardo nos dijo que los iluminados “están majaras pero no son un gran problema”. Ellos creen que ya están salvados así que no encuentran razón para defenderse. Entre los survivalistas y apocalípticos sí es probable. “Dispararían si hace falta, seguro, conozco un par de ellos que están armados hasta los dientes, están muy zumbados”.

Desde Gizmodo en Español tratamos de contactar ‘preppers’ armados y, en nuestra bĂșsqueda, encontramos al dueño del canal de YouTube DrĂĄk Preepers, Alejandro Castro. No se ha negado a hablar pero, contrariamente a lo que su propio tĂ­tulo y contenido indica, asegura que no tiene nada que ver con el movimiento. “DespuĂ©s de varias entrevistas de este tipo, quiero dejar claro que sĂłlo somos un canal de vĂ­deos de entretenimiento sobre supervivencia. PodrĂ­a decirse que somos autodidactas [risas]”. La verdad es que en el canal hay tutoriales claramente orientados, como por ejemplo para fabricar ametralladoras, abrir cajas fuertes, hacer trampas y cepos para intrusos, cĂłmo usar mĂĄscaras de humo e incluso hay un vĂ­deo de un bĂșho que muere electrocutado sin ninguna lecciĂłn aparente. Pero el entretenimiento es una cosa muy subjetiva, por supuesto.

No le digas a nadie tu refugio

Imagen: National Geographic Channels

Advertisement

AdemĂĄs de tener un lugar seguro en el que refugiarse, en el cual tengas acceso a comida y agua para sobrevivir sin ayuda ajena, si eres de los extremos seguramente necesites tener una cierta preparaciĂłn fĂ­sica y conocimientos en el manejo de armas, aunque no sea obligatorio. TambiĂ©n ayuda tener animales para autoabastecerse o incluso el hecho de haberse acostumbrado de antemano a comer insectos —hay casi 1.500 tipos de insectos comestibles—. Contar con un plan de escape de tu propio refugio en caso de que se produzcan altercados es recomendable segĂșn los grupos de ‘preppers’, preferentemente de tres rutas diferentes por lo que pueda fallar. Y, ademĂĄs, es mejor que no se lo digas a nadie.

No es algo para ir haciendo pĂșblico en general, en caso de ser preparacionista, porque no es muy aconsejable que en Ă©poca de escasez tus vecinos sepan que tienes una despensa bien surtida, y que mientras tĂș no pasas hambre puede que sus hijos se estĂ©n literalmente muriendo de ella. Te viene el dilema moral. Para el caso de los survivalistas no hay ese problema. Bueno, tienen el de que los traten de frikis, de zumbados, etc. Nada agradable tampoco.

De los orígenes a hoy, y qué nos espera mañana

Imagen: National Geographic Channels

Advertisement

Durante la Guerra FrĂ­a el miedo a una contienda nuclear provocĂł un primer auge de miedo en Estados Unidos. Algo parecido pasĂł en el paĂ­s helvĂ©tico despuĂ©s de la II Guerra Mundial, donde la seguridad y la planificaciĂłn vienen de serie y cada construcciĂłn nueva, sea privada o pĂșblica, estĂĄ obligada a tener bajo su suelo un bĂșnker.

Probablemente episodios histĂłricos como estos, que tienen su equivalente segĂșn el paĂ­s, sean la clave del inicio del pĂĄnico y el argumento base para sostenerlo. Este luego ha ido volviendo a surgir con fuerza siempre que sucedĂ­a algĂșn evento: la crisis del petrĂłleo de 1973, el Y2K 2000 o la predicciĂłn del fin del mundo son algunos ejemplos, pero la verdad es que los ‘preppers’ suelen estar al dĂ­a de cada evento catastrĂłfico que ocurre en el mundo, aunque sea lejos de donde se encuentran, y los interpretan como señales de que algo malo puede ocurrir otra vez, y pronto.

Advertisement

Como suelen estar en comunidades, se produce un efecto de retroalimentaciĂłn del miedo entre ellos. Por ejemplo, mĂĄs de 300.000 personas al mes visitan el sitio web Survival Blog, creada por James Rawles, un exoficial de inteligencia del EjĂ©rcito de EE.UU. y de las principales figuras del movimiento, que asegura que “si sucede lo peor, es evidente que el Gobierno no puede proteger a todo el mundo”.

La cuestiĂłn final es que hay gente ahĂ­ fuera con pĂĄnico a que lo peor pueda ocurrir. Pueden tener razĂłn o no, eso queda en el imaginario de cada uno. Pero entre los nombrados, hay grados de extremismo: estĂĄn los precavidos, los temerosos, a los que el hobby se les ha ido un poco de las manos y aquellos a los que mĂĄs les valdrĂ­a conseguir ayuda y pronto, porque tanto si viene el fin del mundo como si no, llevan el peligro dentro.