Imagen: Gizmodo

En su particular antennagate de 2017, Apple pedía disculpas ayer tras haber admitido que ralentiza los iPhones con baterías degradadas para mejorar su funcionamiento. La disculpa llegaba con una oferta temporal de recambio de batería por $29 dólares y la promesa de mejoras en iOS, pero el daño ya está hecho, probablemente para siempre.

Advertisement

El mensaje de “Apple ralentiza tu iPhone antiguo para que te compres uno nuevo antes” permanecerá en la cultura popular durante muchos años y la realidad, aunque las intenciones hayan sido honestas desde un principio, es que la compañía podía y debía haber comunicado todo de manera más efectiva. Ahora le tocará arrastrar las consecuencias.

Por qué ocurre la ralentización

Por las baterías de ion-litio. En el fondo, la tecnología de ion-litio es la responsable final de todo este embrollo. Aunque lo explicamos con detenimiento aquí, en esencia las ventaja principal de este tipo de batería es que se cargan más rápido y son más densas sin sacrificar demasiado el peso. Más densidad implica, en términos generales, más capacidad.

Advertisement

Como contrapartida, se degradadan mucho con el uso y las condiciones ambientales (peor con más calor). Esa degradación implica no solo que pierden capacidad, sino que también reducen la capacidad de respuesta ante picos de energía súbitos (cuando el procesador se pone al máximo, por ejemplo) provocando apagones o cierres inesperados en el terminal. Según Apple, sus baterías deberían aguantar unos 500 ciclos de carga y descarga. En esa pérdida de respuesta se encuentra la clave de que Apple decidiese ralentizar conscientemente los iPhone 6.

En su comunicado, Apple explica que el cambio sucedió “hace en torno a un año” con iOS 10.2.1 de la mano de una pequeña modificación en el software que prevenía apagones inesperados por culpa de la degradación de la batería en el iPhone 6, iPhone 6 Plus, iPhone 6s, iPhone 6s Plus y iPhone SE. Puesto que “la respuesta a iOS 10.2.1" fue positiva, extendieron el mismo sistema al iPhone 7 y iPhone 7 Plus en iOS 11.2.

Advertisement

Todo esto ocurre si iOS detecta que la batería está degradada y desaparece, obviamente, en cuanto se sustituye por una nueva. Para ese “manejo de energía”, según Apple, se tomaban medidas como:

  • Mayor tiempo al cargar una app.
  • Refresco de pantalla más bajo.
  • Menor brillo por defecto (que puede controlarse aun asĂ­ manualmente de iOS).
  • Bajar el volumen.

Cuando llegó iOS 11, con mayor demanda del sistema de por medio y algún bug que Apple ha reconocido, esas carencias se hicieron particulamente evidentes, dando lugar a las quejas de los usuarios y en última instancia a todo este escándalo.

Advertisement

Imagen: Gizmodo

Por qué la medida no está hecha “para vender más teléfonos”

Es curioso como, en su comunicado, Apple no se disculpa en ningún momento por reducir el rendimiento de los teléfonos. Y no lo hace porque el origen de la medida se basaba en la firme creencia que esa era la mejor manera de prolongar, y no acortar, la vida útil de los mismos. Sin más.

Advertisement

¿Podían haberlo comunicado mejor y de manera más transparente? Desde luego que podrían, y deberían. Creo de hecho que aquí es donde está el verdadero problema y que prefirieron lanzarlo como una actualización “silenciosa” para evitarse un discurso de “Apple ralentiza tu iPhone antiguo para que te compres uno nuevo antes” que inevitablemente les ha acabado llegando. La actualización que han anunciado, mediante la cual iOS mostrará claramente el estado actual de la batería, debería haber estado presente desde iOS 10.2.1, no un año más tarde, con las aguas revueltas y con acusaciones (y hasta demandas) de obsolescencia programada de por medio.

La realidad de hecho es que, 10 años después del primer iPhone, si algo ha caracterizado a los dispositivos iOS es su particular longevidad. No es raro ver algún iPhone 4 funcionando todavía (un dispositivo que tiene 7 años) y iOS 11 soporta hasta el iPhone 5s (5 años de antigüedad). Ocurre algo similar con los iPads (mi viejo iPad 3 aun aguanta ver películas y comics) y los Macs. Aunque las comparaciones sean odiosas, una buena parte de teléfonos Android con esa antigüedad hace tiempo que fallecieron o funcionan excepcionalmente mal, aparte de no tener ni de lejos el mismo soporte a nivel de software y funcionan con versiones bastante más antiguas del sistema operativo.

Advertisement

¿Es todo esto un argumento irrefutable de que Apple no tomó la medida para vender más teléfonos? En última instancia no, pero creo que es lógico asumir que nunca vamos a tener un argumento así. La realidad, por otra parte, es que todos los datos objetivos que tenemos y el histórico de la compañía apuntan a que Apple no tomó la medida para vender más teléfonos sino con el bien de los consumidores en mente. Si alguien, en un ejercicio de tozudez, quiere seguir pensando lo contrario, no estoy muy seguro de que pueda hacerse algo para evitarlo.

En cualquier caso, y por desgracia, lo más probable es que en una parte de la consciencia popular permanezca el chascarrillo de que los iPhones duran poco porque Apple los ralentiza para venderte uno nuevo. Un problema de imagen de marca relativamente grave que podrían haber solucionado simplemente comunicando las cosas mejor.


Nota del autor: en Gizmodo en Español solemos mantener conversaciones muy productivas en los comentarios. Si no estás de acuerdo con el artículo, te indignó o piensas que estoy profundamente equivocado, expón tu opinión (y tus argumentos). Cualquier ataque personal, improperio o argumento en la línea fanboy/fandroid será rápidamente eliminado. Se puede y se debe discutir de tecnología sin que esto parezca un Madrid/Barça.