Microsoft acaba de liberar la primera de varias actualizaciones para solucionar la vulnerabilidad descubierta en todos los procesadores Intel fabricados en los últimos 10 años (y, quizás, también en los CPUs de otras compañías). Si cuentas con Windows 10 la actualización se instalará de forma automática, en el caso de Windows 7 y 8 tendrás que actualizar desde el menú de configuración.

Google, por su parte, asegura que todos los móviles con la última versión de Android están a salvo, al igual que dispositivos como Google Home y Chromecast. [vía Engadget / Verge]