Cámaras en todas partes y algoritmos de reconocimiento facial cada vez más sofisticados. Nos aproximamos hacia un futuro inquietante. Lo peor del asunto no es que puedan identificarnos en un lugar público, sino que alguien con una simple gorra pueda hacerse pasar por nosotros mientras comete un delito.

Advertisement

La perspectiva es más real de lo que parece. Mientras los fabricantes de dispositivos electrónicos tratan de que los sistemas de reconocimiento de caras sean a prueba de errores, los hackers inventan nuevas e ingeniosas formas de burlas esta seguridad. Precisamente ha sido un equipo de hackers chinos y estadounidenses el que acaba de dar con un método que permite no solo ocultar nuestros rasgos a un algoritmo que reconoce caras. Incluso se puede engañar al sistema para hacerle creer que somos otra persona.

Photo: Zhe Zhou

Lo mejor del asunto es que la tecnología para crear esta máscara digital es invisible a simple vista. Lo que los investigadores han hecho ha sido esconder una serie de emisores de luz infrarroja en la visera de una gorra. El ojo humano no detecta la luz, pero la mayoría de las cámaras sí.

Advertisement

Conectados a un sistema remoto como un smartphone, estos infrarrojos pueden proyectar un sistema dinámico de puntos de luz sobre la cara para despistar a los algoritmos. El sistema funciona el 70% de las veces. No es un porcentaje perfecto, pero hablamos del primer intento. No debería ser difícil perfeccionarlo para que sea mucho más efectivo.El único requisito para que funcione es que la cara de la persona a la que queremos imitar sea parecida a la de la persona que lleva la gorra. [Arxiv vía Motherboard]