Captura de pantalla: Inception

Como gran dilema moral, es posible que no exista una respuesta acertada (o una sola): ¿matarías a una persona si con ello salvas la vida de otras cinco? Por primera vez, el dilema del tranvía se ha probado en la vida real con 200 participantes, ratones enjaulados y descargas eléctricas. Este fue el resultado.

El planteamiento del dilema, del que hemos hablado en otras ocasiones, es “sencillo”: imagínate que un tranvía está fuera de control y se dirige por las vías a cinco personas que están atadas a los raíles. La buena noticia es que tienes el poder de salvarles tirando de una palanca que desviará el carro fuera de control a otra pista. El problema es que en la otra pista hay una sola persona atada, y si intervienes para salvar a las cinco personas, terminarás matando a esta otra.

Existen muchas variantes pero la esencia es la misma: la cuestiĂłn Ă©tica planteada por el problema del tranvĂ­a es si debes salvar cinco vidas tomando una, lo que en cualquier caso significa “ensuciarte” las manos , o si debes abstenerse de elegir activamente matar a alguien, lo que de manera perversa resultarĂ­a en mĂĄs muertes.

Imagen: Know Your Meme

Advertisement

Ahora, y por primera vez, los psicĂłlogos en BĂ©lgica han llevado el escenario de la pesadilla al mundo real, obviamente una “versiĂłn” del mismo. En un experimento con 200 estudiantes voluntarios, los participantes fueron admitidos en un laboratorio, de uno en uno, y se les presentĂł el dilema.

En el laboratorio, una måquina de electroshock se conectó a dos jaulas separadas. Una de estas jaulas tenía cinco ratones dentro. La otra jaula tenía un solo ratón. A los participantes se les dijo que tenían 20 segundos para tomar una decisión. Si no hacían nada, se aplicaría una descarga eléctrica muy dolorosa pero no letal a la jaula que contenía los cinco ratones.

Advertisement

Sin embargo, si simplemente presionaban un solo botĂłn colocado delante de ellos, entonces esos cinco ratones se ahorrarĂ­an la descarga elĂ©ctrica, que en cambio se administrarĂ­a al Ășnico en la otra jaula. Importante antes de comenzar a criticar a los investigadores: en realidad, ningĂșn animal sufriĂł una descarga elĂ©ctrica o sufriĂł daños en el examen, pero esto no se le dijo a los voluntarios, quienes siempre creyeron que en su decisiĂłn alguno acabarĂ­a con descargas.

ÂżEl resultado? el 84% de los participantes que tomaron parte en la prueba eligiĂł presionar el botĂłn, ahorrando a los cinco ratones la descarga al elegir conscientemente al otro ratĂłn.

Advertisement

Lo interesante es que este experimento de la vida real no coincidiĂł con otro llevado a cabo por los investigadores en el que preguntaban a un grupo separado de participantes cĂłmo reaccionarĂ­an en la misma situaciĂłn. Esta vez fue puramente hipotĂ©tico, sin laboratorio ni seres vivos presentes. Curiosamente, en ese experimento solo el 66% de las personas dijeron que “eliminarĂ­an” el ratĂłn solitario.

Por supuesto, el experimento tiene varias limitaciones. Para empezar, es difícil equiparar éticamente la perspectiva de la muerte humana con la experiencia de que un ratón reciba una descarga eléctrica.

Advertisement

Sin embargo, los resultados sugieren que, en el calor del momento, muchos mĂĄs se inclinan hacia el consecuencialismo (el resultado global) que en el pensamiento deontolĂłgico (que argumenta que serĂ­a inmoral actuar para herir el Ășnico ratĂłn, a pesar del resultado general), de lo que podrĂ­amos pensar.

Así pues, no hay otra forma posible de terminar, ¿qué harías en tu caso? [Psychological Science vía ScienceAlert]