Más de dos semanas después, esta orca ha dejado de cargar con el cadáver de su bebé

Al parecer, el duelo de J35 ha terminado.
Foto: Center for Whale Research

Durante las últimas semanas, la historia de la orca J35 ha captivado al mundo. J35 perdió a su cría a finales de julio, pero no la dejó ir. Al contrario, cargó con su cadáver de 180 kilos durante por lo menos 17 días y 1.600 kilómetros. Este fin de semana, la orca por fin decidió que era tiempo de dejarla ir.

Advertisement

El sábado, científicos con el Centro de Investigación de Ballenas reportaron que vieron a J35 nadando cerca de la Isla de San Juan sin su bebé. Ken Balcomb, director ejecutivo del centro, afirmó que la ballena de 20 años parecía estar en buena salud a pesar de lo que había sufrido. Según los expertos, es muy probable que J35 no estaba comiendo durante su periodo de duelo.

Cargar con el cadáver de su cría tampoco era fácil para el animal, que tuvo que bajar para recoger a la cría cuando se caía y contener su respiración para mantenerla en la superficie.

“J35 nadó cerca de mi ventana hoy con otras orcas del grupo J, y parece tener energía y estar en buena salud”, le dijo Balcomb a HuffPost. “La adversidad [que sufrió] cargando con una cría muerta durante por lo menos 17 días y 1.600 kilómetros ha terminado, afortunadamente”.

De acuerdo con Balcomb, el cadáver ya había empezado a descomponerse.

Advertisement

Aunque no está fuera de lo normal que las orcas carguen con los cadáveres de sus crías por hasta una semana, la historia de J35 asombró a investigadores por la cantidad de tiempo que duró su duelo.

“Rompe el corazón verlo”, afirmo Michael Milstein, que trabaja para el Organismo Nacional del Océano y de la Atmósfera.

Advertisement

Científicos dicen que el duelo es normal en animales como las orcas, los delfines o los elefantes. Lori Marino, presidenta del Proyecto de Santuario de Ballenas, dice que hay evidencia de que el cerebro de las orcas es grande y complejo, y que tiene áreas altamente desarrolladas para procesar emociones.

“No es sorprendente que sean capaces de experimentar emociones profundas, y eso es lo que está demostrando [J35]”, comentó Marino. “Nunca sabremos lo que está sintiendo exactamente. Pero los vínculos entre madres y crías son muy fuertes. Todo lo que sabemos de ellos nos dice que esto es duelo”.

Advertisement

J35 es parte de un grupo de aproximadamente 75 orcas cerca del estado de Washington. El principal problema al que se enfrentan es la falta de comida. Aunque la mayoría de orcas comen una variedad de comida, este grupo de orcas come solo salmón, una variedad de pescado con problemas de pesca excesiva por consumo comercial. Otro problema es su tasa de reproducción. Las orcas no suelen tener muchas crías y no las tienen a menudo.

Advertisement

[HuffPost y CNN]

Share This Story