¡Vaya! Qué contrariedad...
Foto: Segak Berseragam (Instagram)

La cobra real Ophiophagus hannah es la serpiente venenosa más grande del mundo. Llega a medir hasta 6 metros y tiene una mordedura capaz de inocular hasta 7ml de una toxina que puede ser mortal para el ser humano. A este ser humano en concreto toda esta información le trae sin cuidado.

El individuo es un soldado y, por su actitud, parece realmente acostumbrado a lidiar con serpientes como esta, porque su primera reacci√≥n es llevarse las manos a las caderas como pensando: ‚ÄĒ¬°Vaya! Otra serpiente venenosa letal capaz de matarme de forma extremadamente dolorosa en media hora. A este paso llegamos tarde a cenar.‚ÄĒ

Advertisement

Lo que viene después es una de esas escenas en las que no haces más que esperar el momento en el que el animal ataca. Contra todo pronóstico, el soldado le empuja la cabeza a la serpiente hasta apoyarla suavemente en el suelo y se hace con ella como si fuera tan inofensiva como un pollo de corral.

Poco m√°s se sabe sobre esta escena que proviene de Digg. La public√≥ la cuenta de un equipo militar con sede en Malasia y lo suponemos porque el idioma de la publicaci√≥n es malayo. El tag #kingcobra y la apariencia y tama√Īo de la serpiente indican con casi total seguridad que se trata de esa especie concreta de reptil. Por lo dem√°s, nos quedamos con la traducci√≥n de la publicaci√≥n en Instagram que hace Google Translate, que seguro est√° mal, pero es una especie de pequ√Īo haiku absurdo, pero muy apropiado para la ocasi√≥n:

Las serpientes no son serpientes.

En el medio del camino.

Los soldados no son soldados.

Nuestros soldados tienen mucha experiencia.