Las bolsas de té no están hechas de seda, sino de plástico.
Foto: Skitterphoto (Pexels)

En los √ļltimos a√Īos, se han puesto de moda las bolsas de t√© ‚Äúelegantes‚ÄĚ que parecen que est√°n hechas de seda. A diferencia de las bolsas tradicionales de papel, estas son m√°s resistentes, y tambi√©n suelen usarse para el t√© m√°s caro. No obstante, estas bolsas podr√≠an contener miles de millones de part√≠culas de micropl√°sticos.

Eso es lo que ha revelado un nuevo estudio publicado por un grupo de investigadores de McGill University en Montreal, Canadá. Nathalie Tufenkji, la investigadora principal, decidió investigar la composición de las bolsas después de que le sirvieran una taza de té con una de ellas en una cafetería.

Advertisement

El estudio, publicado en Environmental Science & Technology, encontró que aunque la bolsa parecía que estaba hecha de seda, en realidad estaba hecha con nilón y tereftalato de polietileno, dos plásticos que se están usando cada vez más por los fabricantes de té.

‚Äú[En aquel momento], pens√©, ‚Äėponer pl√°stico en agua caliente no es buena idea‚Äô‚ÄĚ, le coment√≥ Tufenkji al Washington Post.

De acuerdo con los investigadores, el hecho de que las bolsas est√©n fabricadas con pl√°stico tiene consecuencias. Cuando uno de estos productos est√° en agua caliente, puede liberar hasta 11.600 millones de particulares de micropl√°sticos y 3.100 millones de nanopl√°sticos. Aunque suene que estamos hablando de mucho pl√°stico, en realidad no es tanto. Los micropl√°sticos son del tama√Īo de un √°caro de polvo, o entre 0,2 y 0,5 mm, y los nanopl√°sticos son a√ļn m√°s peque√Īos.

Advertisement

Al final, a√ļn con miles de millones de estas part√≠culas en tu bebida, no supone m√°s del 1,6% del tama√Īo de un miligramo. Sin embargo, el estudio de McGill no se puede considerar ley todav√≠a. Los investigadores solo analizan cuatro tipos de t√© que utilizaban estas bolsas.

Esto no significa que deber√≠as de dejar de beber t√© si viene en estas bolsas. Adem√°s, no es el √ļnico pl√°stico que los humanos ingerimos, ya que tambi√©n se encuentra en alimentos como el marisco, la sal y hasta el agua. En general, una persona consume cinco gramos de pl√°stico involuntariamente a la semana, de acuerdo con el World Wide Fund for Nature, lo cual es lo equivalente al tama√Īo de una tarjeta de cr√©dito.

Advertisement

Todavía no se conocen los efectos a largo plazo que puede tener el plástico en la salud, aunque hay varias investigaciones en curso.

Advertisement

‚ÄúSolo quer√≠amos que el p√ļblico estuviera informado de esto‚ÄĚ, afirm√≥ Tufenkji. ‚ÄúQuer√≠amos que los consumidores supieran que [estas bolsas] est√°n hechas de pl√°stico para que pudieran tomar una decisi√≥n sobre si quieren comprar el producto o no‚ÄĚ.

[Mental Floss]